Jueves, 16 de agosto de 2018

Hospes Palacio San Esteban, una boda con encanto único

Está enclavado en una de las joyas del plateresco salmantino como es el Convento Dominico de San Esteban y dispone de la más innovadora tecnología para conseguir un servicio de lujo
En Hospes Palacio San Esteban trabajan con el objetivo de lograr que cada espacio sea único

El Hotel Palacio de San Esteban está enclavado en una de las joyas del Plateresco salmantino: el Convento Dominico de San Esteban. En este singular marco, la celebración de las bodas poseerá el encanto único de los edificios históricos. Una cuidada restauración provee a las instalaciones de la más innovadora tecnología para conseguir un servicio de lujo.

En el día de la celebración nupcial, el cóctel de bienvenida es un detalle para los invitados a su llegada y se sirve en un marco incomparable, el Patio de los Olivos, calma y luminosidad con las Catedrales de fondo y, si la climatología no acompaña, disponen de la sala Biblioteca para su celebración, que precede al Salón El Monje, con capacidad para 138 personas. Según explican desde la dirección del hotel, trabajan con el objetivo de lograr que cada evento sea único, de ahí que los novios que apuesten por este hotel puedan celebrar enlaces totalmente personalizados, tanto en los detalles, como en el menú y la bodega.

La celebración de una boda civil, otra de las opciones

Para la celebración en las instalaciones del Hospes Palacio San Esteban de una boda civil ofrecen dos opciones: la primera incluye espacio, disposición y montaje de treinta sillas blancas vestidas y una mesa de ceremonias, incluyendo un centro floral para la mesa. La segunda opción incluye espacio, disposición y montaje de cincuenta sillas blancas vestidas o cincuenta sillas de madera, decoración floral en las primeras cinco filas de sillas, mesa de ceremonias y decoración de la misma, incluyendo centro floral. Los montajes de ceremonia se harán en la primera zona del Patio de los Olivos o en la Biblioteca.

Los detalles, una prioridad

Como obsequio, se ofrece una tarta nupcial, la red velvet naked cake de dos alturas, pero si los novios lo prefieren, se puede elegir una tarta nupcial fondant. Disponen de menús especiales, adaptados para todo tipo de alergias e intolerancias, además de candy bar o mesa de dulces durante la barra libre. En él se incluyen cinco variedades de golosinas, una de palomitas y dos de dulces (a elegir entre trufas, bombones, mini cupcakes, cake pops, galletas, mini donuts o mini pops), así como la decoración y temática. Ofrecen a los novios discoteca con DJ, incluyendo la tarifa de la SGAE y la utilización del equipo audiovisual. El servicio cubre el cóctel, canciones de entrada al salón, tarta, regalos y primer baile, así como la barra libre. Como servicios externos, ponen a disposición de los novios la animación, una ni- ñera, música en vivo, fotomatón, servicio de wedding planner, fotó- grafo, etc.