Sábado, 17 de agosto de 2019

La consulta psicológica. La psicoterapia de familia

La psicoterapia familiar es una intervención psicológica sobre un grupo familiar, que pasa una etapa crítica en sus relaciones interpersonales. Consiste en una serie de reuniones o sesiones en las que todos los miembros de esa familia involucrados en el conflicto o malentendido de comunicaciones, se expresan, bajo la dirección del o los psicoterapeutas familiares.

Cuando  el malestar familiar es generado, al menos manifiestamente, por conductas de hijos que repercuten en el conjunto, se propone un tratamiento de psicoterapia familiar. Cuando el malestar o conflicto se genera en las relaciones de la pareja parental, se le denomina psicoterapia de pareja y solo los dos miembros de la pareja asisten a las sesiones.

Ambas psicoterapias, la familiar o la de pareja, son intervenciones con un objetivo de cambio a medio plazo ( entre ocho y doce sesiones, como media) y el contenido de lo tratado se refiere más a situaciones presentes que a acontecimientos pasados.

Cuando la incomunicación en la pareja o sus conflictos han llegado a ser crónicos, es más difícil la intervención psicológica; cuando hay una problemática puntual y el respeto y la mayor parte de las “fuentes de gratificación” permanecen, la psicoterapia de pareja o familiar tiene más probabilidades de éxito. En los casos en los que la pareja está ya planteándose una posible separación, también puede ser aconsejable esta psicoterapia, siempre que aún no ser haya tomado la decisión de separación; las sesiones pueden evitar una separación o pueden hacer que la separación de pareja sea menos traumática, más madura, con menos agresividad, menos reproches mutuos y decisiones más razonadas.

Actualmente, sobre todo en parejas jóvenes, con poco tiempo de convivencia, hay una intransigencia mayor que en el pasado ante las frustraciones del día a día. Se soporta mal el proceso de des-idealización que siempre hay, en algún grado, después de la fase de enamoramiento. Por este motivo puede ser tan útil una psicoterapia familiar o de pareja; y porque en la actual familia nuclear no hay otras redes afectivas que ayuden en las crisis, como ocurría en la antigua familia extensa.

Finalmente, siempre que haya sucedido un hecho traumático en el seno de la familia ( como la pérdida de un hijo o alguno de los padres, en un accidente, por ejemplo) la psicoterapia familiar es conveniente y a veces necesaria para elaborar el duelo por la pérdida imprevista.

Francisco Delgado. Doctor en Psicología. francisco.delgado3@gmail.com Tfno: 602496257