Mirada y Recuerdo

Hoy que comienza los actos del XX Encuentro de poetas Iberoamericanos, quiero que mis palabras sean la presencia de un Poeta y un Amigo. Cariño y agradecimiento por su labor en pro de la cultura y las letras de Salamanca. Su mirada desde Salamanca rtv al día, con su palabra ha sido siempre  un saludo  y una bocanada de aire fresco en este mundo en el que nos ha tocado vivir. Gracias Juan Carlos López Pinto. Cada día es una lucha y tú lo sabes mejor que nadie


 

 

Por tu Amor a Salamanca  

 

 

 

" Iré a otro país, veré otras playas;
buscaré una ciudad mejor que ésta.
Todos mis esfuerzos son fracasos
y mi corazón como muerto, está enterrado.

No encontrarás otro país ni otras playas,

Llevarás por doquier y a cuestas tu ciudad.

K. Kavafis

Como hay una ciudad de jardines y patios, subterránea y aérea, de calles y plazas, de religión y saber, del día y de la noche, hay también una ciudad de la letras, ciudad imaginada y sentida por ojos de viajeros que aprendieron a amarla, a sentirla, a escribirla, ciudad del sentimiento que recobraremos en cada paso lleno de la nostalgia, de los que volvieron y se fueron y se hicieron, de nuevo, distancia

 

Pensarte, ciudad de los encuentros y reencuentros de los recuerdos, de las historias que son sueños, mientras tus muros y ventanas realzan el color de tu cielo, mientras las horas del  reloj se cansan y gimen, en un carnaval de gloriosas hojas y flores.
Ciudad, a la que vuelvo y pienso, -quizá nunca me he ido de ti-
mientras el ruido de la taza de café sobre el mármol seduce los pensamientos y me siento con los recuerdos.


Esta ciudad está poseída por la memoria, ella juega contigo a vivir y a llorar, te enreda en su madeja y no te abandona y vive contigo a cualquier distancia con tus sueños en la que los huecos y las ventanas  de Unamuno,  se hacen “ojos de no ver sino de ser visto y de sólo luz,  ojos hacia dentro con que sus torres miran y expresan su ser único, íntimo y de eternidad.

Te amo ciudad que eres alma que me vistes, con orgullo de ser, en ti, nombrado, en los verticales trazos que te tienen, en las palabras escritas de los días.

Para todos los que llegaron aquí esta ciudad está embrujada, es como ese sueño, delicado y único, sus habitantes están dibujados en un fondo de luz y aparecen y desaparecen de la memoria, y sin embargo vuelven y se dejan llevar por los recuerdos, por los versos y las canciones y que siempre está ahí en el alma de los artistas… a todos sorprende su magia. Cuando decides andar por las calles embrujadas las musas no te abandonan y suelen dejar fragmentos para que nos atrape la nostalgia. A veces te tropiezas con alguien  que te parece conocer y en sus ojos adivinas una presencia del más allá.

Y la escritura sobre sus muros nos recuerda, quizá, viva, con nosotros la experiencia del sol de poniente

Desde aquí escribo sobre la ciudad que duerme, una melodía en el aire embellece la plaza y los recuerdos, porque ellos (los vividos y los soñados) permanecen en alguna parte de nosotros, como memoria y eco de la ciudad inventada.