Miércoles, 23 de octubre de 2019

Está viva

Resultado de imagen de imágenes de santa teresa de jesús

En la Celestina, a Calisto, enamorado de Melibea, le preguntan si cree en Dios, en el Dios cristiano, es decir, si es “cristiano”. Calisto responde: Melibeo soy y a Melibea creo, a Melibea amo, y en Melibea espero.

Si le preguntáramos a Teresa si cree en Dios, respondería con su vida, diciendo que para Él nació y es toda de Él. Teresa siente la presencia de Dios en todos los rincones,  sabe del paso de Dios por su vida y eso lo narra maravillosamente. Es consciente de que todo es gracia, pero también sabe que  necesita esforzarse y animarse para seguir a Dios. Es doctora de la Iglesia, y más que en dogmas y en teorías, lo es en la praxis. Su testimonio vivido nos entusiasma, nos hace crecer en el anhelo de Dios y, en definitiva, nos pone a orar y amar.

Es fácil, muy fácil, dejarse contagiar por Teresa en su búsqueda de Dios. Ella vivió como una aventura de caballeros andantes (al estilo de los descritos en el Quijote) su propia vida, peleando contra sí misma, contra todo lo que podía separarla de Dios y finalmente en los últimos veinte años dejó España sembrada de conventos como una herencia de su estilo de vivir la oración.

El Dios de Teresa, el Dios vivo que lo penetra todo y empapa todo,  sigue estando presente y nos espera en cada recodo de los distintos caminos, en la cruz desnuda, en la campana que llama a la oración,  en las risas de los seres humanos, en las veredas del verdadero Camino. Y si de verdad “no mirásemos otra cosa sino al camino, presto llegaríamos; mas damos mil caídas y tropiezos y erramos el camino por no poner los ojos en el verdadero camino” (C 16,11).

Teresa es buscadora y andariega, orante y comprometida, amada y amante. Su vida deslumbra y entusiasma, por ser una mujer fuerte,  por ser una castellana recia, por ser una andariega incansable y  por ser una apasionada de Dios. Muchos corazones se identifican y palpitan al unísono con el de Teresa en ese inmenso amor de Dios. Y cuando se ha experimentado al Dios de Teresa, se hace imposible vivir sin él y para él,  sin “tener los ojos puestos en él”.

Teresa está viva en sus libros, pero también lo está en todos aquellos que viven su doctrina, sin hacer ruido, entregando su vida a Dios y a los hermanos. Ella sigue viva.

Con motivo de la fiesta de santa Teresa los Carmelitas de la C/ Zamora, 59, hemos organizado unas actividades, que aquí mismo comunico para los interesados:

 

Los días 13, 14 y 15 de octubre, tendremos unTriduo en honor de santa Teresa de Jesús a las 19:30 en la iglesia de los PP. Carmelitas, calle Zamora, 59.

 

El Día 14 tendremos un concierto-oración por Fabiola Torrero Esteban a las 20:45 en la iglesia de los PP. Carmelitas, calle Zamora, 59.

 

El día 16 el P. Eusebio Gómez dará una charla a las 20:30 con el título: Beneficios de la oración y el perdón. Será en el salón de los PP. Carmelitas de la calle Zamora, 59. En esa hora el P. Eusebio presentará su nuevo libro: Si perdonas, vivirás.

 

Los Carmelitas de la C/ Zamora, han organizado una excursión el sábado 21 de octubre para visitar las Edades del Hombre. Los interesados pueden llamar al 923 -214346