Sábado, 20 de julio de 2019

La Plaza Mayor y su modernización en los años 50

En 1954 el Ayuntamiento decidió reformarla, hizo arrancar las flores y colocar las losas, acabando así una época, la de los jardines, iniciada en 1870, y muy pronto los coches inundaron este amplio espacio

El símbolo más llamativo de los cambios de los cincuenta fue la apertura de la Plaza Mayor modernizada de golpe durante la primavera de 1954, cuando la ciudad se preparaba para recibir a Franco.

Cuando anunciaron las autoridades que Salamanca iba a celebrar el VII Centenario de la Universidad y que ésta concedería a Franco un Doctorado, el pleno municipal del 11 de enero de 1954 decidió reformar la Plaza Mayor y enseguida comenzaron las obras con ayuda económica del gobierno; entre enero y mayo el Ayuntamiento hizo arrancar las flores y colocar las losas, acabando así una época, la de los jardines, iniciada en 1870.

Durante años se había hablado de eliminar los restos de las plantaciones, orientándose hacia unas normas de carácter urbanístico, pero a la hora de la verdad, el cambio llegó en forma de tractores que escavaron y prepararon el enlosado sin el menor obstáculo teórico.

Tras el enlosado, muy pronto los coches inundaron el amplio espacio, anunciando la oleada de cambios que iban a sacudir los cimientos de la ciudad y el país entero. La Plaza se convirtió en un inmenso estacionamiento, a modo de feria automovilística, el espacio heroico de la cultura del franquismo sirvió ahora de escaparate propagandístico para una cultura completamente ajena al régimen.

Con el crecimiento del turismo en los años sesenta, los extranjeros y los salmantinos que serpentean entre coches y terrazas, convirtieron en rutina el mundo soñado diez años antes.

Fotografías

  • Vista panorámica de la Plaza en 1890. El jardín es abierto y de carácter paisajista. (Venancio Gombau)
  • La Plaza convertida en un inmenso aparcamiento. Archivo General de la Administración.
  • Arando la Plaza - Abril 1954. (Colección Enrique de Sena)

Fuente: La Plaza Mayor de Salamanca