Advertisement Advertisement
Jueves, 4 de marzo de 2021

El monasterio de San José o el retiro espiritual en La Batuecas

El carmelita Fray Alonso se encontraba en San Martín del Castañar cuando supo de este valle desconocido, ideal para fundar un convento que invitase al sosiego y la paz

Situado en el valle de las Batuecas, desde su origen está condicionado a su función de retiro espiritual. El carmelita Fray Alonso se encontraba en San Martín del Castañar cuando supo de este valle desconocido y generador de todo tipo de leyendas monstruosas. Comunicando todo ello a su superior deciden fundar un "desierto" en este lugar tranquilo y deshabitado en busca del sosiego y la paz.

Se funda el convento en 1599 en el que los frailes deberán estar en ermitas muy apartadas entre sí y con escasos lugares comunes. Algunas edificadas en las mismas aberturas de las peñas; otras a modo de celdas de convento en las que se encuentra un oratorio donde celebra misa el ermitaño y un sótano para almacenar fruta que constituye su frugal sustento.


El valle tiene una variedad de especies arbóreas y plantas que colorean la zona en las diferentes estaciones del año. En el término de Herguijuela de la Sierra se encuentra el único haya autóctono de la provincia, que ha sido considerado como el más meridional de Europa.

Fotografías:  Años veinte.

Fuente: La España Incógnita. 

▪ Portada del Monasterio de las Batuecas. Kurt Kielscher. 

▪ Hurdanos en el Monasterio de las Batuecas. 

▪ En la escuela del Monasterio. Kurt Hielscher