Las Arribes al día

Eduardo Carazo destaca la labor de intercambio cultural del Campo Internacional de Trabajo

MONLERAS | La Junta amplía hasta 431 las plazas para los 11 turnos que se desarrollarán en distintos puntos de Castilla y León, una actividad a la que destina este año 99.000 euros 

Algunops de los 17 participantes en el campo de trabajo de Monleras / CORRAL

El director general de Juventud de Castillla y León, Eduardo Carazo, visitaba este martes el campo internacional de trabajo que se desarrolla en la localidad de Monleras desde el pasado día 15 de este mes, una iniciativa del Ayuntamiento monlerense y que ha reunido a 17 jóvenes de entre 18 y 27 años procedentes de distintos países como Francia, Bélgica, República Checa o Rusia, pero también de distintos puntos de la geografía nacional por medio de voluntarios de Salamanca, Palencia, Cantabria, Valencia, Alicante, Madrid, Cádiz, Zaragoza y Las Palmas.

Según informó Carazo, este año se han convocado “431 plazas dirigidas a jóvenes de Castilla y León, de otras comunidades autónomas y jóvenes de otros países de Europa que quieran venir a realizar esta labor de voluntariado en Castilla y León”, una cifra que ha pasado de las 338 plazas del año pasado a las 431 actuales gracias al aumento de plazas internaciones y de intercambio con otras comunidades.

En esta edición son un total de 11 turnos con la novedad que “frente al campo internacional de Monleras, que era el único, este año también es internacional el de Almanza, que el año pasado era nacional, y el de Villablino, también en León, que se ha incorporado”. El presupuesto de la Junta para estos 11 turnos de campo de trabajo es de 99.000 euros.   

Para Carazo, la participación en estos campos de trabajo “es una labor voluntaria, y es de destacar que los jóvenes quieran pasar parte de sus vacaciones dedicadas a los demás, al impacto en la comunidad, en el caso de Monleras a reconstruir un espacio de juegos tradicionales para entretenimiento a los niños”, aunque recordó la diversidad de proyectos, algunos de carácter arqueológico, recuperación medioambiental, o sociocultural…, “y frente a esa imagen a veces negativa de la juventud en algunos países, esta es una imagen muy positiva”.

Los campos de trabajo generan un “gran impacto en el medio rural, especialmente en municipios pequeños, como Monleras”, recuerda el director general de Juventud, que además este martes celebran el ‘family day’, actividad que facilita la integración de los jóvenes en las familias para conocer la cultura de Castilla y León, convirtiéndose así en “futuros embajadores de Castilla y León”.

Dos campos de trabajo en Monleras

Hasta el 24 de julio se desarrollará el primer Campo de Trabajo de este año, fecha a partir de la cual comenzará el segundo de los campos y que finalizará el 8 de agosto. Los jóvenes voluntarios adquirirán competencias en autoconstrucción, bioconstrucción y sostenibilidad; aprenderán técnicas de trabajo de la piedra, el barro, la cal, la madera cubiertas vegetales y artes decorativas; aprenderán a usar materiales locales y reciclados.

La actividad principal consistirá en la mejora de las instalaciones del ‘Territorio del Juego’ con criterios de bioconstrucción y técnicas tradicionales. Entre las tareas encomendadas estará la construcción de un cobertizo para fragua y taller. Se construirá un cobertizo con las siguientes técnicas: muros de piedra del lugar y termoarcilla; recercos de cantería en puerta y ventanas, cubierta con estructura de vigas de madera y teja árabe; chimenea construida con ladrillos macizos y revoco de barro; solados de cemento y piedra; carpintería de madera; revocados interiores y exteriores de cal.

También se procederá al acabado en el horno de pan y obrador. Fabricación e instalación de encimera con fregadero en el interior. Construcción de una acera exterior con enlanchado tradicional de piedra del lugar en las fachadas Este y Sur. Esgrafiados y decoración con pinturas a la cal en las paredes interiores y/o exteriores.

La reposición de la cubierta vegetal en la cabaña de balas de paja, el laberinto y el wc seco será otra tarea. Para ello se utilizará la técnica tradicional en la zona de cubiertas vegetales con escobas.

Por último, se procederá a la reconstrucción de las anteriores plazas de juego. Se reconstruirán elementos dañados por la intemperie y el paso del tiempo de diferentes plazas de juego, como la oca o el laberinto. Se aplicarán distintas técnicas: pintura, mosaicos, cal y barro