Las Arribes al día

Ciudadanos recurre el acuerdo del Ayuntamiento con Berkeley por entender que “es contrario a la Ley”

VITIGUDINO | El alcalde aclara que es una autorización de acceso a la dehesa, que el documento está revisado por una filóloga de Inglés, y que el ganado podrá pastar a los seis meses una vez germine la pradera

El alcalde asegura que ha seguido en todo momento las indicaciones de la secretaria, que incluso ha firmado el documento / CORRAL

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Vitigudino, Antolín Alonso, ha presentado un recurso de reposición contra el Decreto de Alcaldía por el que se estableció semanas atrás un acuerdo de colaboración con la empresa Berkeley para la plantación en la dehesa de Vitigudino de, en un principio, 5.000 encinas. Según el comunicado emitido por C’s, con la presentación ayer en el registro municipal de este recurso, el Grupo de Ciudadanos espera que el acuerdo se anule y deje sin efecto, pues Alonso entiende que “el Ayuntamiento cede en exclusiva a dicha empresa una serie de parcelas de titularidad pública a cambio de realizar una reforestación de las mismas”.

Este convenio, como reconoció Germán Vicente en el pleno en el que se dio cuenta del Decreto, se firma ante la necesidad de Berkeley de plantar 20.000 encinas en la zona de influencia de la mina que prevé construir en el municipio de Retortillo.

Para Antolín Alonso, portavoz de Ciudadanos en el municipio, “son intolerables las formas con las que se ha realizado este convenio. Todo este acuerdo viene de una oferta verbal al propio alcalde, sin constar ninguna presentación formal”.

La segunda cuestión, para Alonso, más que formal, “pone de manifiesto –a su entender– el negligente proceder del señor alcalde”, pues señala que “ha firmado de su puño y letra una parte del convenio que está en inglés. No consta acreditación de traducción oficial y sinceramente no creemos que, ni el alcalde ni la secretaria de este Ayuntamiento tenga un dominio del idioma tal como para realizar un contrato en el que se obligue al Consistorio”. 

Para C’s, este sería un “texto predispuesto, contrario al espíritu de la Ley, que indica que deben ser las administraciones las redactoras de los contratos y pliegos administrativos”. Asimismo, el portavoz de la formación naranja ha asegurado que “no me cabe ninguna duda de que el señor Germán impedirá cualquier forma de ocupación de la dehesa por parte de Berkeley, mientras este acuerdo siga siendo contrario al Ordenamiento Jurídico. Y por supuesto, esperamos que el Ayuntamiento devuelva a la minera el dinero que apresuradamente ha ingresado en las cuentas municipales”.

Aclaraciones del alcalde

Ante la presentación de este recurso, el alcalde de Vitigudino, Germán Vicente, en declaraciones a LAS ARRIBES AL DÍA señaló que el convenio con la minera Berkeley “se ha firmado bajo la supervisión de la secretaria-interventora del Ayuntamiento, que además firma el documento”. Precisamente, sobre el procedimiento administrativo elegido, el alcalde aclara que “no es un arrendamiento, es una autorización de acceso a la parcela para actuar en ella, no tiene arrendamiento de ningún tipo, es –como reitera– la autorización de acceso para plantar las encinas y mantenerlas, nada más. No es un arrendamiento, es una autorización de acceso para plantar las encinas. Yo he actuado como me ha dicho la secretaria, sobre procedimiento no puedo decir otra cosa. Pero esto es claro, lo que pretende es tocar la narices, antes con otras cosas y ahora con esto, porque cualquiera que lo conozca sabe que si lo hubiera hecho él estaría diciendo que las encinas las ha plantado él mismo una a una”.

A lo anterior, Germán Vicente añade que del documento en el que se refleja el contenido del convenio “se ha dado cuenta en el pleno, como así lo estimado la secretaria, no haciendo falta votación. Se ha dado cuenta a los concejales, que ya lo conocían previamente porque al portavoz del PP se lo he dicho por teléfono y han ido a ver el documento antes de la sesión del pleno”.

En cuanto a la traducción del documento escrito en inglés, Germán Vicente recordaba que “en el equipo de Gobierno hay una concejala licenciada en Filología Inglesa y profesora de Inglés, Tania Bernal, que ha revisado el texto en inglés del documento para que no hubiera discordancia alguna en su traducción al castellano”. 

Sobre el aprovechamiento ganadero del espacio donde se plantarán las encinas, el regidor recuerda que las encinas van protegidas con un mallazo de dos metros de altura con pinchos alrededor que impide que las vacas se acerquen, por lo que el ganado puede utilizar la dehesa sin ningún problema. El pasto se podrá aprovechar pasados los seis primeros meses de la plantación de pradera, hasta que se produzca la primera germinación, eso lo sabe cualquier ganadero. A partir de ese momento se puede meter el ganado, por lo que lo de los tres años sin meter el ganado, como dice en el recurso, es una falacia más”.