Miércoles, 19 de febrero de 2020

El Lunes de Aguas, una curiosa tradición salmantina

Felipe II se casó en Salamanca y comprobó cómo había un ambiente de jóvenes estudiantes con un desenfreno total, tomando la decisión de exiliar a las prostitutas fuera de la ciudad
El origen de esta fiesta popular es exclusiva de Salamanca y provincia, se remonta al siglo XVI, cuando el rey Felipe II de 16 años y profundamente católico, dicta unas ordenanzas según las cuales las mujeres públicas que habitaban en la casa de la mancebía de Salamanca deberían ser trasladadas, durante la cuaresma, fuera de la ciudad.
 
Felipe II se casó en Salamanca y tras la fiesta comprobó cómo en la ciudad había un ambiente de jóvenes estudiantes con un desenfreno total y por ello tomó la decisión de exiliar a las prostitutas fuera de la ciudad, para evitar los pecados carnales. A partir del miércoles de ceniza abandonaban su residencia habitual y eran trasladadas al otro lado del río, regresando de su exilio el lunes siguiente al de Pascua (Lunes de Aguas) donde miles de salmantinos se acercaban a la ribera del río, con sus barcas, para recibir a las mujeres; todo esto durante una fiesta en la que había alcohol, comida y sexo.
 
Aunque se ha perdido esta tradición tan salvaje, se conserva la idea de juntarse con amigos o familiares para pasar un día en el campo o junto al río,  y degustar un buen hornazo.
 
Fotografías: Viuda de Venancio Gombau publicadas en el libro Salamanca en la mano, de Enrique Esperabé de Arteaga 1930.
 
▪Festejando el lunes de Aguas.
▪Lunes de Aguas en la Chopera.
 
Esperanza Vicente Macías