Domingo, 19 de agosto de 2018

Accesibilidad en el Portillo de San Vicente.

A la derecha la zona de consultas del nuevo  Hospital. A la izquierda el paso por debajo del Paseo de San Vicente, que se va a reformar.

Es de suponer que no tardará mucho en comenzar la obra “Acceso peatonal y ciclista al Hospital Clínico y Campus Miguel de Unamuno por portillo San Vicente”, que parece interesante. Nunca he tenido muy claro el objeto de ese paso por debajo del Paseo de San Vicente, pero está ahí y se ha convertido en un importante acceso peatonal al Hospital Clínico y Campus Universitario, con un aspecto un tanto deplorable.

Ahora se quiere “mejorar las condiciones de accesibilidad de la zona descrita, se va a diseñar un acceso peatonal y ciclista mediante la construcción de dos rampas diferentes para cada uno de los usos (…)”, según dice el documento que tenía el Ayuntamiento en su web. Y digo tenía porque el jueves era inaccesible. Ya que la política del gobierno Popular es impedir como sea que los ciudadanos opinen sobre los proyectos que les afectan, al menos desde hace tiempo se podía conocer cómo era lo que se iba a hacer, y opinar a posteriori claro. Confiemos que sea un problema técnico pasajero, nada que ver con las Memorias de la Policía Local estancadas en 2014, o el Observatorio Urbano en el Segundo Trimestre de 2015.

Decía que me parece interesante resolver esas escaleras inaccesibles para muchos de los que acuden a los centros hospitalarios, hacer más atractivo este lugar. La solución no es mala, dos rampas para cada uso que se inician antes del paso inferior y lo sobrepasan hasta la Calle de García Tejado. Pero parece que a quienes diseñan les cuesta mirar a su entorno o pensar un poquito en el futuro. Muy cerca, a 40 metros, queda el acceso principal al área de consultas médicas del futuro, y deseado por eterno, nuevo Hospital.

Más de cerca el espacio que hay entre los dos puntos que se propone unir. Futura puerta del Hospital a la derecha, paso por debajo a la izquierda.

Ese lugar del Paseo de San Vicente siempre ha sido problemático para los peatones, a pesar del paso semaforizado que ha ido bailando de un punto a otro, hasta llegar hoy a la entrada del futuro hospital. Semáforo que no hay manera que funcione como los demás al menos por las mañanas, sin dar al pulsador y esperar a que se acomode con el ciclo semafórico (aplicable también al que hay en la puerta del Ambulatorio). Nunca he comprendido los motivos, cuando el gobierno Popular dice estar muy preocupado por la Seguridad Vial de los peatones (el miércoles presentaron algo al respecto, por supuesto no debatido con el resto de partidos, mucho menos con la gente, claro). La mediana de la avenida está incluso vallada.

Aprovechando las “comodidades” actuales, un esquema de todo.

Teniendo todo esto presente, no se les ha ocurrido utilizar este paso inferior para permitir pasar de un lado a otro del Paseo de San Vicente, como a los que acuden a la lejana parada del autobús junto al antiguo Hospital Provincial, que cuando funcione el nuevo Hospital espero que la acerquen. Por si fuera poco, justo antes cambian el carril bici y lo pasan del lado de esa futura entrada, en una rampa distinta a la peatonal. No creo que otra de 40 metros de largo que comunique esa puerta con este paso inferior sea un imposible presupuestario. Por ejemplo, con un proyecto más realista de la Plaza de los Bandos que no destruya arbolado para reponerlo después, sobraría dinero.

Este corte del proyecto muestra  las dos rampas que se quieren hacer. La de verde es el carril bici, se ven las escaleras actuales y  la rampa para peatones con dos tramos. El Paseo de San Vicente es lo que asemeja una barandilla en la parte más alta del dibujo.

Otra historia es el carril bici que acaba en este punto sin pistas para su continuidad, y que viene desde el existente en el Paseo de Francisco Tomás y Valiente. Discurrirá por la acera del lado del Pabellón Universitario, claro, y de forma que se presume bastante molesta para los peatones. Y eso que espacio hay de sobra, aunque el césped debe ser una especie en vías de extinción intocable, y la calzada, hoy intencionadamente inútil para el autobús urbano, reservada para que los coches duerman horas allí aparcados. Su trazado es bastante desafortunado, como para fastidiar y la culpa sea de otros.

Para acabar quiero mencionar algo curioso. El Partido Popular en el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo ha propuesto la creación de un “parking” para Autocaravanas. Aunque no sé si tienen muy claro que es eso, sus co-afiliados (según las resoluciones de su último congreso) de Salamanca se oponen cerrilmente desde hace años a algo parecido en la capital. Será que el sector del Camping mirobrigense sabe más del tema y conoce que esto no forma parte de su negocio, y no se oponen.