La USAL avanza en la investigación con un nuevo y pionero espectrómetro de masas

El equipo permite determinar la presencia de compuestos en pequeñas cantidades y se puede utilizar para controles de drogas y destaca por sus aplicaciones medioambientales
Los resposables de la USAL muestran el nuevo espectrómetro de masas en el Edificio I+D+i

La Universidad de Salamanca ha incorporado un equipo novedoso y pionero a su Servicio de Análisis Elemental, Cromatografía y Masas que, entre otras características, supone un importante avance en la detección e identificación de drogas en muy pequeñas cantidades en conductores y que ya se ha puesto a disposición de la Policía Local a través de un convenio firmado con el Ayuntamiento. El espectrómetro de masas de triple cuadrupolo permite, asimismo, detectar compuestos que se encuentran en concentraciones reducidas en una muestra y también destaca por sus aplicaciones medioambientales para encontrar residuos de pesticidas tanto en aguas como en productos de consumo.

La adquisición por parte de la Universidad de Salamanca para su laboratorio del Edificio I+D+i ha sido posible gracias a la ayuda concedida por el Ministerio de Economía y Competitividad, que ha financiado el 80% de los 215.000 euros que ha costado el nuevo espectrómetro que hoy ha sido presentado por Juan Manuel Corchado, vicerrector de Investigación y Transferencia; Julia Almeida Parra, directora del Servicio Nucleus; Narciso Martín Garrido, profesor de Química Orgánica y responsable del Área de Técnica Instrumental; y César Raposo, responsable del Servicio de Masas de la Universidad de Salamanca.

Este nuevo espectrómetro de masas de triple cuadrupolo, según han explicado los responsables, ofrece nuevas posibilidades para la investigación y permitirá a la USAL abordar una gran cantidad de proyectos nuevos, ya que el equipo dispone de “una calidad muy superior en los análisis a la que estábamos acostumbrados hasta ahora”, ha indicado Julia Almeida, abriendo nuevas líneas de investigación para llevar a cabo nuevos estudios.


Por su parte, César Raposo, ha hecho hincapié en que el nuevo aparato permite determinar la presencia de compuestos en pequeñas cantidades y que su uso ayudará a desarrollar nuevos métodos para encontrar compuestos peligrosos en pesticidas o saber cómo reaccionan nuevos  fármacos en plasma. Entre sus características destaca su uso para detectar el consumo de drogas en los conductores y la reducción del tiempo de los análisis de las muestras realizadas en los controles de la Policía Local. “Este cromatógrafo permite reducir sensiblemente el tiempo necesario para cada análisis, pudiéndose procesar en algunos casos más de doce muestras a lal hora, donde con los métodos convencionales apenas se podían realizar dos”, según los responsables.

Además de poner a disposición de otras entidades el equipo en temas tan relevantes como la detencción de drogas, se espera elaborar en un futuro cercano nuevos métodos que permitan identificar y cuantificar sustancias químicas para las que ahora no existe ningún tipo de análisis que se pueda realizar de forma rutinaria.