Jueves, 13 de diciembre de 2018

Crear con la luz. Otoño

 

 

 

 

 

La imagen, ya sea literaria o gráfica debe buscar inspiración a fin de lograr fantasía y magia. La imagen poética como afirmara Gamoneda viene de la oscuridad “salimos de la oscuridad como del sueño/ torpemente vivos” El  poeta trabaja en la oscuridad, una ráfaga de luz casi siempre emerge de un continuo oscuro, la poesía aspira a la magia de la metáfora y con ella a la verdad que se oculta. Al fotógrafo la luz le recibe y por eso el fotógrafo trabaja desde la luz. Sin luz no hay fotografía.  La mejor imagen poética, iluminada por la razón y la belleza de la sensibilidad, en el fondo, surge de la oscuridad y en ella la luz es un logro transitorio y, se podría decir que, aparece como un parpadeo, una idea viva que se presenta como potencia sujeta a un relato, siendo un acto de reflexión que se presenta  con la claridad de la palabra.

 

Has venido a mi sin despertarme,

como una fina ala,

atravesando las puertas entreabiertas

de mi alma,

quedé reclinado,

en tu interior de aire, luz y música,

sin olvido ni ausencia.

 

Has venido a la campana gris de mi noche,

escondiéndote en mí,

revelando la aurora,

el rincón donde guardo

el último paisaje.

 

Los pájaros, las tardes,

conocidas bellezas.

en la noche oscura de las almas.

En ti conozco la forma

de un gris descubierto,

de un paisaje de sueños.

 

… Más allá del aire

las nubes ahuyentaron

las soledades pintadas,

sobre las paredes de todos los recuerdos.