Las Arribes al día

La Gerencia Regional del Catastro aplicará módulos catastrales más bajos en los pequeños municipios

Se valorará el número de habitantes, distancias con la capital y actividad económica, pudiendo pasar el módulo impositivo del 5 al 9, también se mantendrá la tipología de Casa Rural 

Alfonso Castilla, flanqueado por los gerentes territorial y regional del Catastro en la reunión mantenida este viernes en Valladolid

El gerente regional del Catastro, Antonio Martínez Andrés, se ha mostrado dispuesto a llevar a cabo las reivindicaciones que este viernes le planteaba el presidente de la Mancomunidad de Vitigudino y alcalde de Peralejos de Abajo, Alfonso Castilla, en la reunión que ambos mantenían en Valladolid y a la que también asistieron el gerente territorial del catastro de Salamanca, Luis Hernández Cervera; la secretaria de la Mancomunidad, Ana Isabel Sotelo, y varios técnicos.

Según informó a este diario del contenido de la reunión Alfonso Castilla, “hemos visto buena predisposición de la Gerencia y es consciente de que los valores catastrales son altos”, por lo que se han planteado dos actuaciones, una de oficio de la propia gerencia, y que por la que prevé actuar sobre aquellos valores que detecten que son excesivos, y en los casos justificados tras las reclamaciones de particulares al comprobar que son valoraciones muy altas.

Esto se traducirá en una reducción en los módulos de valoración con posibilidad de aplicar en la escala del 5 al 9, este último como el más bajo. “Hasta hora el módulo más bajo aplicado era del 5 aunque la ley permite descender hasta el 9”, recordaba Castilla. En esta reducción se valorará el tipo de construcción y las mejoras llevadas a cabo, la distancia del municipio conforme a núcleos importantes de población, el número de habitantes y la actividad económica local, todo “con el objetivo de darle una valoración más baja”.

Asimismo, Martínez se ha comprometido a mantener la tipología de Casa Rural en aquellos inmuebles catalogados de este modo antes de la regularización. Esta tipología reduce casi a la mitad los valores y cuya condición se perdía en el momento de que se realiza cualquier reforma del exterior, pasando a ser vivienda individual, lo que “supone un agravio comparativo con aquellos propietarios que han dejado que el inmueble llegue a un estado de ruina”. El objetivo es que aunque se realice alguna reforma en el inmueble, este se mantenga con la tipología de Casa Rural incluida la reforma con su aportación al nuevo valor”.

Otras medidas complementarias que los ayuntamientos podrán solicitar hace referencia al tipo reductor con carácter anual, lo que conlleva su anuncio en el BOE y su aplicación en los presupuestos generales del Estado. “El año pasado el coeficiente fue 0,92. Esto lo solicita el municipio y si se lo conceden reduce mucho el valor de todos los inmuebles”. Este coeficiente corrector, que “reduce mucho el valor”, se puede aplicar en aquellos municipios en los que ha transcurrido cinco años desde la última revisión.

Además, los ayuntamientos podrán variar el tipo impositivo de acuerdo a sus necesidades de recaudación, en estos momentos entre el 0,4% como mínimo y el 1,10% de máximo, lo que entra en la decisión de cada ayuntamiento.

Valores reales

El presidente de la Mancomunidad destacaba especialmente que los valores catastrales “se ajusten a la realidad y no solo por lo que supone para el IBI, sino las implicaciones que en impuestos como la Renta e incluso Patrimonio y de las que la mayoría de la gente no es consciente. Tiene muchas implicaciones, por eso es importante que los valores se ajusten a la realidad, porque generan renta al aumentar la base imponible”.

Castilla es consciente de que “todos tenemos que tributar, porque es justo, pero de acuerdo al valor que cada cosa tiene, no se puede aplicar valores tan altos a zonas despobladas porque la despoblación crea una pérdida de valor en todos los sitios”.

Además, el presidente de la Mancomunidad de Vitigudino señalaba que el gerente regional “se ha comprometido a llevar estas propuestas a Madrid a una reunión que se celebrará entre todos los gerentes de España y la va a llevar con la problemática específica de Castilla y León, una Comunidad muy envejecida y despoblada, sobre todo las zonas rurales”. La finalidad es “que se tengan en cuenta estas circunstancias a la hora de redactar las leyes, porque esto es la puntilla para el medio rural; en lugar de facilitar las cosas para evitar la despoblación, todo lo contrario, estamos gravando más a la gente, poniendo más impedimentos y más pegas”.

En este sentido, Castilla recordaba que “si un vecino tiene una construcción antigua que heredó de sus abuelos y sabe que si le pone un tejado de chapa se va a actualizar su valor, al final deja que se le caiga el tejado y tendremos más ruinas de las que tenemos. En los pueblos tenemos una situación de ruina impresionante y cada vez más, en todos, en los grandes y en los pequeños, con muchos inmuebles en situación de abandono y nadie los quiere, los propietarios quieren desprenderse de ellos, por eso es muy importante que los valores se ajusten a la realidad. Esto no es las afueras de Salamanca ni Salamanca, son núcleos lejanos con muy poca actividad económica y con muy poca población, por eso hay que tener en cuenta la circunstancia de cada municipio, y eso es lo que le hemos querido transmitir”.

Por último, Castilla quiso agradecer “su recibimiento y la prontitud con la que nos ha recibido”. Hay que recordar que la reunión venía después de que desde la Mancomunidad se alzara la voz de alarma sobre las cantidades desproporcionadas que en muchos casos se aplican sobre inmuebles en núcleos rurales, muy por encima de sus valores de mercado. A esta reivindicación se habían sumado además las mancomunidades de Ledesma, Abadengo y Cabeza de Horno.