Sábado, 19 de septiembre de 2020

La Catedral Nueva de Salamanca

La primera piedra se puso en 1512, pero las obras estuvieron paradas casi todo el siglo XVII, hasta su finalización en 1733

La Catedral Nueva se construyó entre 1513 y 1733 conservando la vieja. En un principio pensaron derruirla, aunque se impuso el criterio de mantenerla abierta al culto mientras se realizaba la obra de la nueva catedral. Al terminar las obras en el siglo XVIII, reconsideraron la idea de destruirla y por esa razón se conserva actualmente.

La idea de construir una nueva catedral surge en el siglo XV debido al aumento demográfico de la ciudad, especialmente por la fuerte atracción de la Universidad, pues la Catedral Vieja en aquellos momentos parecía pequeña, oscura y baja. Contaban con el apoyo de Fernando el Católico, quien en 1509 ordenó a los arquitectos que habían trabajado en Toledo y Sevilla, que fueran a Salamanca para tomar traza del nuevo templo.

Tras diversas discusiones, se proyectó paralela a la vieja, realizada con piedra franca de Villamayor y en estilo gótico. La torre de la nueva catedral se construyó sobre la torre de las campanas de la Catedral Vieja.

La primera piedra se puso en 1512, pero las obras estuvieron paradas casi todo el siglo XVII, hasta su finalización en 1733.  Sufrió los devastadores efectos del terremoto de Lisboa que se produjo el 1 de noviembre de 1755 quedando todavía signos visibles en las grietas y vidrieras rotas.

Junto a la de Segovia, es una de las dos últimas catedrales de estilo gótico que se construyen en España. En 1887 el templo fue declarado Monumento Nacional y en 1999, Entorno de Protección.

Fotografías:

Catedral Nueva vista desde el seminario y por la parte de levante / (J. Laurent).
Imagenes de la Catedral fotografiada por (Antonio Passaporte)
(Fototeca Patrimonio Cultural Español)