Miércoles, 11 de diciembre de 2019

La Justicia y los toros

154

No está contento ni nada Emilio, el camarero, con el Tribunal Constitucional. Eso de que haya devuelto los toros a Cataluña le tiene loco de contento, no sé si por el gusto por la tauromaquia o por la derrota de los catalanes.

Con mi cerveza sin alcohol (cosas del régimen que me han impuesto) trato de hacerle ver, que antes o después tendremos que evolucionar, que el sufrimiento del toro existe (por más que tres lenguaraces se empeñen en decir lo contrario) y que el divertimento en el sufrir del animal es una aberración.

Emilio, erre que erre, me habla de tradiciones, de identidad cultural y de la Justicia, que ha dejado a cada quien en su sitio.

Le digo que la Justicia no se ha pronunciado sobre la bondad de la tauromaquia, sino sobre el cumplimiento de una ley, y añado que ojalá esa ley sea pronto abolida. No me escucha, sigue con su discurso, como si la Justicia se echase el capote al ho,bro y cambiase la venda por la montera.

A mí me da mucha pena que la Justica intervenga en este asunto, porque es injusto hacia los animales: los toros, los caballos, las mulillas… Sigo pensando que no es civilizado torturar animales, ni lo es amparar a los torturadores, jalearles, agasajarles y premiarles haciéndolos millonarios (los cuatro que llegan a ello).

En este tema, como en otros muchos, nunca nos pondremos de acuerdo.

Dejo a medias mi cerveza sin alcohol y me marcho a mi casa. Seguiré trabajando en pro de los toros, de su libertad y del respeto a su vida.

¡Qué lleno de Emilios está el mundo!