Jueves, 12 de diciembre de 2019

Estrellas azules

Ya es de noche | estrellas azules | tierra violeta.

Marc Chagall

 

                   

                                                                                                                                               Boulevard Montmartre de noche (1897)

                                                                                                                                                                                                 Camille Pissarro

 

La valoración de los hechos no dispone de parámetros exactos si recae exclusivamente en una persona. Son diversos los autores con propuestas literarias en torno a la écfrasis de una situación puntual construida con base en la perspectiva de por lo menos dos personajes: Nabokov, Woolf, Durrel o el tan recordado este año Miguel de Cervantes. Cuántas veces nosotros ―más cuando nos vamos haciendo de unos añitos― por casualidades de la vida nos enteramos de diferentes explicaciones de un mismo suceso del pasado. Hasta hoy por la mañana, por ejemplo, yo había creído que el señor X había conseguido su puesto de trabajo por el señor Y, pero según el señor A, él mismo le ayudó a X a hacerse de la plaza. Cada uno habla de la feria como le va en ella, suele decirse.

Esta situación tan baladí, tan del día a día, se reviste de especial importancia en relación con el discurso económico y político de organismos acreditados, cuando despliegan su narrativa en una dirección vertical, atravesando los diferentes estratos sociales y culturales hasta dejar impresa en letra de molde su palabra, en lugar de desplegar su narrativa en una dirección horizontal, para la recuperación de una pluralidad de voces, necesaria para un discurso que refleje una realidad democrática. Si a las instituciones encargadas de estos procesos no les conviene divulgar la información por intereses particulares, la manipulan mediante estrategias retóricas o la hacen invisible. Actúan sobre los medios de comunicación, ejercen diferentes tipos de poder, quizá por definición violentos. El discurso vertical se reviste de esta característica. Se encuentra en los antípodas del discurso horizontal, abierto, incluyente, unificador.

La casualidad no solo ha querido que este día sepa que el señor A fue quien favoreció a X en la obtención de su puesto laboral, sino también que yo escriba mi columna sentado en un banco a escasos metros de un lago. Una niña con su madre le compra unos doraditos al señor de la canasta. Una pareja joven pasea en patines tomada de la mano. Es una pena, pienso, que esto no sea motivo de noticia. Si se difundiera esta imagen de la ciudad, no imperaría tanta angustia por un riesgo o daño. Casi ha anochecido. Llega la hora cuando los pájaros vuelven a sus nidos en las estrellas azules.