Lunes, 6 de julio de 2020

Un viaje por la Antigua Grecia (I)

Viajar a Grecia es sumergirse en el origen de la civilización europea, en los inicios del pensamiento y el arte que, aún hoy día  2500 años después de la época de Pericles, nos asombra y emociona. El comienzo de este recorrido por nuestro pasado fue Atenas, la capital actual de Grecia, una ciudad poblada en el siglo V antes de Cristo por trescientas mil personas y hoy con más de tres millones y medio de habitantes.

La ciudad de Atenas ha ido recuperando su esplendor olvidado durante siglos y mantiene hoy en día el sitio arqueológico de la Acrópolis donde destaca la majestuosidad del Partenón, el templo dedicado a la diosa de la Sabiduría, Atenea. La visita a la Acrópolis en lo más alto de la ciudad de Atenas nos deja con la boca abierta, la belleza y la perfección arquitectónica del templo del Partenón o el edificio de las Cariátides es extraordinaria y nos hace soñar cómo se vería si los frisos del Partenón con las figuras de los dioses griegos que se conservan en el museo Británico volvieran a su sitio original. Los únicos inconvenientes de la maravillosa visita se encuentran en la ascensión  muy resbaladiza por el mármol muy pulido y en la gran cantidad de turistas que lo visitan. Por cierto, la embajada de España en Grecia, edificio donado por la reina Sofia, tiene unas vistas fastuosas de la Acrópolis puesto que se encuentra al pie mismo.

La visita a la Acrópolis debe iniciarse después de haber visto el Museo de la Acrópolis. Se trata de un museo moderno inaugurado en 2009 que reúne con un excelente rigor pedagógico los restos de la Acrópolis y donde podemos comprender mejor la vida y costumbres de los atenienses antiguos y conocer de primera mano la evolución del arte griego desde la época arcaica a la helenística. Este museo junto al Arqueológico Nacional completan el paseo por la Antigua Atenas.

Nuestro viaje continúa hacia la ciudad de Nauplia con dos paradas, Corinto y su Itsmo que separa la península del Peloponeso y Epidauro con su hermoso teatro griego. Corinto fue en la antigüedad clásica una ciudad-estado muy importante junto a Atenas, Esparta, Tirinto, Tebas o Siracusa en Sicilia. Lo más destacado del antiguo Corinto son sus ruinas donde podemos observar diferentes edificios y templos y los edificios de los mercaderes, además de baños de la época romana. Junto a la antigua ciudad de Corinto podemos contemplar una obra de ingeniería moderna de finales del siglo XIX, un canal de navegación que une el mar jónico y el egeo.
 En Epidauro destaca su maravilloso Teatro para diecisiete mil espectadores y con una acústica impresionante, una mujer recitó delante nuestro un pasaje de Antígona y se oia en todo el recinto con claridad produciendo un auténtico estremecimiento atodo el mundo.
Llegamos a Nauplia y su precioso puerto, Nauplia, la primera capital de Grecia tras la guerra de independencia frente a los turcos en 1823. En Nauplia se estableció en una antigua mezquita el primer parlamento griego y su primer presidente el conde Juan Capodistria, asesinado en 1831 en la propia ciudad de Nauplia. La antigüedad clásica y la época moderna se funden en la ciudad con importantes restos venecianos y turcos que respira llena de colores por sus estrechas calles, mientras  nosotros tomamos un auténtico café griego en un descanso de nuestro viaje.