Viernes, 7 de agosto de 2020

Once traducciones actuales de la Biblia

Acabo de participar (8.10.16), con mis amigos y colegas de la Editorial Verbo Divino, especializada en el estudio, traducción y divulgación de la Sagrada Escritura, en un coloquio bíblico, celebrado en la ciudad de Estella (Navarra), sede española de dicha editorial.

Allí hemos estudiado el perfil y lenguaje, el contenido y características, de las diversas traducciones actuales de la Biblia al castellano.

Me he atrevido a destacar once principales, que quiero presentar ahora a los lectores de mi blog. Es evidente que no todos estarán de acuerdo con mi selección, ni con los criterios que he seguido para confeccionarla. Pero estoy seguro de que se trata de once traducciones muy significativas, que están rindiendo un gran servicio no sólo a las iglesias cristianas y a sus fieles, sino a la cultura hispana.

Hasta 1943 el mundo de la Biblia en lengua castellana se encontraba dominado por dos traducciones principales, una protestante (la de Reina-Valera) y otra católica (la de Petisco-Torres Amat), a las que podrían añadirse algunas otras, sobre todo protestantes.

El año 1943 el papa Pío XII publicó su encíclica Divino afflante Spiritu, en la que animaba a los católicos de realizar nuevas versiones de la Biblia, partiendo de las lenguas originales. En ese contexto se sitúa la gran floración de traducciones castellanas que llenan la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI, realizadas básicamente en España, pero también en Chile, Argentina y México.

Muchas de esas versiones tienen una gran calidad pastoral o Catequética, literaria o científica y resulta imposible organizarlas y dividirlas de un modo adecuado, pues sus propiedades y valores se cruzan y complementan de un modo múltiple. A pesar de ella intentaremos ofrecer una visión de conjunto, a partir de aquellas que consideramos más significativas, como he dicho.

Para un estudio de la historia de las traducciones
-- X. Pikaza, Las versiones hispánicas, en Nuevo Comentario de la Biblia de San Jerónimo II, Verbo Divino, Estella 2004, 768-779.
-- Cf también. https://es.wikipedia.org/wiki/Traducciones_de_la_Biblia
https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Traducciones_de_la_Biblia_al_espa%C3%B1ol

1. Nueva Biblia de Jerusalén (Desclée de Brouwer, Bilbao 1998).

Se inspira en la Bible de Jérusalem (Cerf, Paris: en fascículos entre 1948 y 1954, en libro único el 1956), dirigida por los profesores dominicos de L’École Biblique de Jerusalén, que fueron en la primera mitad del siglo XX, a partir del P. Lagrange, los pioneros de la exégesis bíblica en la Iglesia Católica. Con numerosas revisiones posteriores. La traducción española se inspira en la francesa, pero es original Las introducciones a bloques y libros, con notas y referencias cruzadas, la convierten en una enciclopedia de la exégesis de los últimos decenios.

Textualmente de tendencia pastoral, quiere traducir las expresiones e ideas del original de una forma accesible a la vida de la Iglesia. Es una traducción pastoral y catequética, en la línea del Vaticano II, desde una perspectiva en la que se unen Jerusalén y París, si es que vale la comparación. Da mucha importancia al texto de los LXX para recuperar el sentido del hebreo.

2. Sagrada Biblia (BAC, Madrid 1975).

Traducción de F. Cantera (AT) y M. Iglesias (NT), que sustituye a J. M. Bover cf. (BAC, Madrid 1947, que ha dejado de editarse). Cuida los aspectos filológicos e históricos del texto, que quiere reproducir con exactitud, conservando incluso los modismos y formas de expresión del original hebreo y griego, con introducción y notas de tipo crítico.

Los términos hebreos suelen estas transliterados y explicados. Traduce los textos en buen castellano, pero dejando que se note en el fondo el sustrato original, de manera que la Biblia siga conservando su identidad antigua. Sigue siendo quizá la traducción por excelencia para estudiantes de Biblia; cuando hay un texto oscuro será bueno acudir a ella.

3. Biblias de L. Alonso Schökel (1920-1998) y de su equipo.

L. A. Schökel forma el maestro de los traductores católicos de la Biblia al castellano. A diferencia de F. Cantera y de M. Iglesias (que daban prioridad al modelo literario del texto original), Schökel buscaba una equivalencia dinámica, de manera que el texto bíblico tuviera pleno sentido en castellano, recreando así, en un nuevo contexto, su “poesía” y su fuerza retórica. Le han “acusado” de traicionar el texto original, de buscar más la belleza que la fidelidad de la traducción. Pero su obra marca un antes y un después en la historia de las traducciones bíblicas. Tiene dos “versiones

a. L. A. Schölel y Juan Mateos, Nueva Biblia española (Cristiandad, Madrid 1975). Traducción bellísima, aceptada básicamente para el uso litúrgico durante decenios. Ha seguido el principio de la equivalencia dinámica. Está agotada por cuestiones “administrativas”. Mientras tanto la CEE ha buscado y editado su propia traducción “oficial” para la liturgia. Parece que sigue siendo “propiedad” de Ediciones Cristiandad, que ha querido preparar una nueva edición, revisando básicamente el texto del NT de J. Mateos que tendría algunas “inexactitudes” doctrinales. No parece que esa revisión se haya logrado.

b. L. A. Schökel: La Biblia del peregrino (1993), publicada en varias editoriales. No es la misma antes menciones, sino que aparece como una revisión completa de ella.
(1) Edición de Estudio. Incluye la traducción y un comentario de conjunto (en clave literaria, estética, cultural y religiosa), en tres volúmenes (AT: vol I-II; NT: vol III) editados por Mensajero (Bilbao) y por Verbo Divino (Estella).
(2) Edición simple, publicada por Ediciones Mensajero y Misioneros Claretianos, para América Latina, con el título La Biblia de Nuestro Pueblo. Biblia del Peregrino. América Latina (Bilbao 2006, Filipinas, Honduras etc.).

4. La Sagrada Biblia (Casa de la Biblia, 1992).

Obra de un equipo autores españoles, se ha ido gestando a lo largo de varios decenios. Coeditada por Atenas y PPC (Madrid), Verbo Divino (Estella) y Sígueme (Salamanca). Es quiza la traducción más utilizada y recreada en este momento por Verbo Divino y otras editoriales. Tiene, al menos, las siguientes ediciones:

1. Casa de la Biblia, La Biblia. (PPC, Sígueme, Verbo Divino 2006, texto original del 1992). Traducción completa de La Biblia, preparada por un grupo de expertos de “La Casa de la Biblia”, fundada el año 1964 para el estudio y difusión de la Biblia. Los miembros del grupo, dirigidos en su etapa final por Santiago Guijarro y Miguel Salvador, buscaron una traducción que siendo exacta y rigurosa en un plano científico, fuera accesible y popular, insistiendo en el aspecto catequético, pero sin abandonar su identidad histórica y literaria, respetando siempre el sentido original del texto, presentándolo en un castellano moderno de España. Es una traducciónpensada para militantes cristianos, dentro de la tradición católica española.
Es traducción en lenguaje vivo, cercano y accesible, que se habla en los medios populares cultos (pero no especializados) de lengua castellana. Es una traducción para leer en privado, con las introducciones y notas necesarias que sitúan cada libro en su contexto y dentro del conjunto de la Escritura cristiana, en la línea de eso que suele llamarse una “lectura canónica”, es decir, eclesial y católica de la Biblia. Pero es, al mismo tiempo, una traducción pensada par el estudio en común de los textos, en familia, o en un grupo de estudio o catequesis, para profundizar en lo leído y para compartir el resultado de las diversas lecturas, recorriendo juntos los caminos de la Biblia. Es una traducción “religiosa”, es decir, atenta a la voz de la palabra de Dios, tal como se escucha en la vida diaria y no sólo en las ceremonias de la liturgia.

2. Casa de la Biblia, Biblia de América (PPC, Sígue, Verbo Divino, 2004). ES la misma Biblia anterior, pero adaptada, en sus textos y notas, a la cultura y sensibilidad de América Latina. El cambio de título (que se llama ahora Biblia de América) se debe al hecho de que no es simplemente una reedición americana del texto español, sino una revisión y adaptación de su contenido. Es un biblia “popular” en el buen sentido, pero exige cierto conocimiento, propio de teólogos, sacerdotes y catequistas especializados, que estén familiarizados con la historia y cultura de los pueblos del entorno de la Biblia, y especialmente del pueblo de Israel y de la Iglesia primitiva. Así lo muestran las introducciones a cada uno de los libros y las notas a pie de página, que están pensadas para resolver problemas exegéticos, más que para responder a las preguntas normales y más repetidas de la gente de la calle. Esta Biblia de América ofrece al final un Vocabulario Bíblico (págs. 1931-1970), con aclaraciones literarias, teológicas y sociales que permiten conocer mejor los temas principales de la historia y contenido de la Escritura del Pueblo de Dios.

3. Biblia Católica para jóvenes, Fe y Vida, Casa de la Biblia, Verbo Divino2005). La traducción de los textos bíblicos, con el material de algunas notas exegéticas y el vocabulario final, está tomado de la Biblia de la Casa de la Biblia (Biblia de América). Sobre esa base, el Instituto Fe y Vida (Stockton CA, Estados Unidos de América) y Verbo Divino (Estella, España) han elaborado esta Biblia, que es la obra más significativa de este tipo que existe en castellano, por su belleza y cuidado tipográfico y por la cantidad de material catequético y didáctico que incluye. Es una Biblia de Estudio, que vale para todos los lectores, pero está pensada sobre todo para la formación y catequesis de jóvenes y para la confirmación, y así debían repartirse ejemplares de ella en todos los países de lengua castellana.
Puede ser una Biblia para el conjunto de la Familia, pero está más pensada para el estudio Personal, con un programa de estudio y conocimiento individual de la Biblia, como muestran los índices de su contenido, las páginas para las anotaciones personales y planes de estudio. Es una Biblia Católica, pro su diseño y algunos comentarios están tomados de la Catholic Youth Bible (Biblia Católica de la Juventud), de Sait Mary’s Press (Winona, Minnesotta USA 2000).

Es una Biblia para que los jóvenes aprendan (en línea de conocimiento) y, sobre todo, para que experimenten y vivan la riqueza del texto sagrado, con la tradición de la iglesia católica. Por eso (de una forma que es lógica en un contexto interconfesional como el de USA) aparecen con frecuencia unos recuadros que ponen de relieve la interpretación católica del, para distinguirla de la protestante (sin condenar, en modo alguno, la lectura protestante).

En esa misma línea, ella pone de relieve los elementos fundamentales de la identidad católica en un mundo multi-cultural y multi-religioso. Esta Biblia ofrece una de las mejores aportaciones actuales al estudio de la Biblia, en lengua castellana. No es simplemente una Biblia Para Jóvenes (hispanos o latinoamericanos), sino una Biblia Guiada (o, quizá mejor, una guía de estudio y compromiso bíblico), para todos aquellos que quieran estudiarla, conocerla y vivirla.

5. A. J. Levoratti 1: La Biblia. Libro del pueblo de Dios, Verbo Divino, Estella 2015, XXX más 2258 págs.

La primera edición, traducida por A. J. Levoratti y Alfredo B. Trusso apareció el año 1981 (en Buenos Aires), siendo utilizada en el Cono Sur de América Latina. Desde entonces ha sido corregida, retocada y mejorada por A. J. Levoratti, con su equipo, hasta recibir la forma actual y ser publicada por Verbo Divino. Es edición muy bella, por su cubierta y contenido, por los tipos de letra, introducciones y notas, con los apéndices finales y mapas, un prodigio de composición, a dos columnas, en tamaño manejable, a pesar de sus muchas páginas.

1. Es una Biblia literaria, una traducción bien hecha, según el principio de la equivalencia dinámica, insistiendo en la fidelidad al original (hebreo, arameo, griego), y en la precisión y belleza en castellano. Ofrece un texto de comprensible, a uno y otro lado del Atlántico.
2. Es una Biblia histórica, por la cronología final (págs. 2239-2252) y por las notas, que sitúan la trama de relatos y acontecimientos en el contexto israelita y del oriente (con introducciones a bloques temáticos y libros), y por la misma traducción del texto, siempre fiel a lo narrado. Evidentemente, los datos han de situarse y compulsarse desde perspectiva judeo-cristiana, y así lo que hace con todo rigor esta Biblia.
3. Es una Biblia litúrgica y pastoral, aprobada y empleada para la celebración (eucaristía, sacramentos) por las Conferencias Episcopales del Cono Sur de América Latina. Esta Biblia del Pueblo de Dios ofrece no sólo la ventaja de la belleza y dignidad de su lenguaje, sino de su fidelidad crítica y eclesial. Ella puede emplearse con ventaja, por su claridad, su aparato crítico, su lenguaje, elevado y comprensible, con la ayuda de su apéndice: Guía litúrgica de domingos y fiestas (págs. 2231-2238).
4. Es una Biblia católica y ecuménica. No quiere competir con las buenas traducciones evangélicas (hechas a partir de la de Reina-Valera, en siglo XVI), pero en ella han colaborado destacados protestantes (como P. R. Andinach, E. Sánchez y E. Ramírez), y está siendo utilizada por cristianos de todas las iglesias.
5. Es una biblia espiritual, pero también comprometida, en el sentido fuerte del término, tanto en perspectiva católica (lectio divina de los monjes medievales y meditatio de los creyente modernos, en la línea de Ignacio de Loyola) como protestantes (asumiendo el valor de la lectura privada que puso de relieve M. Lutero, a partir del año 1517, hace ahora cinco siglos). No es una Escritura de la “teología de la liberación” en línea particularista, pero es una Biblia de liberación personal y social, en el sentido fuerte del término.
6. Se trata, en fin, de una Biblia escolar, para el estudio en universidades, facultades de teología y grupos parroquiales y comunitarios, con centros bíblicos de diverso tipo, como pone de relieve no sólo el texto preliminar Del Antiguo al Nuevo Testamento (págs.. XXV-XXX), sino el conjunto de las introducciones y notas, unas más centradas, otras más circunstanciales, que sitúan los textos y temas en su contexto histórico-literario, en el universo teórico (teológico) y práctico (de cambio personal, eclesial y social) de los lectores y estudiosos.

A. J. Levoratti 2, Biblia Católica de la Familia, editada por el Center for Ministry Development y Editorial Verbo Divino (Estella 2013)

El Center for Ministry Development ha colaborado con Verbo Divino para ofrecer a las familias católica, hispano-parlantes de USA esta Biblia de la familia. Es una Biblia concebida y realizada, para que las familias latinas (hispanas) puedan lograrmejor conocimiento de la historia y mensaje del pueblo de Dios. Para ello ofrece introducciones a cada libro de la Biblia para facilitar su comprensión global e invitar a su lectura y añade más de 600 artículos realizados por un equipo de pastoralistas y estudiosos de las Escrituras. Es una “enciclopedia” de la Biblia, acompañada de presentaciones, textos complementarios, notas de estudio e ilustraciones. Cada sección y libro de la biblia empieza con una introducción que pone de relieve las historias más importantes, con lecciones para nuestro tiempo, incluyen las siguientes partes:

‒ Datos sobre los autores, las fechas en que se escribieron los libros, la audiencia para quien se escribió y los estilos literarios, con reflexiones sobre el contexto cultural e histórico de los libros y temas.
‒ División y fijación del contenido de cada sección o libro, identificando los temas más importantes, los acontecimientos y los personajes. Introducciones a las secciones y a los libros.
‒ Sigue el esquema de la lectio divina, en sus cuatros niveles básicos: (1) Comprende la Palabra. Ofrece datos importantes sobre la Biblia. (2) Siente la Palabra. Invita a la familia a reflexionar sobre el pasaje de la Biblia, a descubrir el mensaje de Dios para su vida hoy y a tomarlo muy en serio. (3) Actúa según la Palabra. Anima a la familia a involucrarse en alguna acción inspirada por el pasaje bíblico, tal como obras de misericordia o justicia. (4) Ora con la Palabra. Proporciona oraciones y rituales para familia.

6. Biblia Latinoamericana (Verbo Divino, Madrid; Paulinas, Madrid 1972).

Dos chilenos, Ramón Ricciardi y Bernardo Hurault realizaron una traducción de la Biblia completa destinada a las comunidades cristianas de América Latina, publicada simultáneamente por dos editoriales de España (Paulinas, Madrid; y Verbo Divino, Estella) y reeditada en diversos lugares de América Latina. Los autores quisieron traducir hasta los giros más difíciles de la Biblia en un lenguaje que pudieran comprenderlo todos. Esta Biblia Latinoamericana tiene una finalidad pastoral, poniéndose al servicio de las comunidades cristianas de Latinoamérica. Es una Biblia popular (para el pueblo, más que para los teólogos) y actualizadora o hermenéutica, que interpreta los textos desde la situación actual. Entre sus rasgos más significativos están los siguientes:

‒ Introducciones y notas quieren aplicar el mensaje a la vida y compromiso cristiano de la actualidad, más que explicarlo de un modo teórico.

‒ Fotos e ilustraciones, tomadas no sólo del mundo bíblico, sino del contexto social de la actualidad (con imágenes de Luther King y de Helder Cámara), quieren traducir la Biblia al contexto religioso y social de compromiso a favor de la libertad y de los pobres.

‒ El lenguaje tiende a ser coloquial, lo que la hace fácil de leer, de tipo a veces acomodaticio. El texto ha recibido fuertes críticas, pero se está imponiendo en América como uno de los testimonios más importantes de la vida cristiana de la segunda mitad del siglo XX. La traducción fue revisada en 1995 y sigue siendo editada y distribuido por Ediciones Paulinas de Madrid y por Verbo Divino de Estella, para todo América.

7. Biblia de Navarra (Sagrada Biblia Eunsa, Pamplona 2002, 2003).

La Facultad de Teología de la Universidad de Navarra, a petición de su fundador y primer patrono, San Josemaría Escrivá de Balagué (además de una traducción directa del latín de la Vulgata: Sagrada Escritura, Eunsa, Pamplona 1999), ha venido preparando desde hace más de veinticinco años una nueva traducción y comentario de conjunto de la Biblia. Ha dirigido la empresa José María Casciaro, con la colaboración de Gonzalo Aranda, Claudio Basevi, Santiago Ausín, Francisco Varo, Vicente Balaguer y Juan Chapa. El texto castellano, realizado a partir de los originales hebreos y griegos, viene acompañado por versión latina (Neovulgata).

Acompañan al texto numerosas notas y comentarios de tipo espiritual, pero también científico, en la línea del Magisterio de la Iglesia. El estudio bíblico se pone así al servicio del crecimiento cristiano, en la línea de la espiritualidad del Opus Dei. La obra está siendo traducida al italiano, inglés, francés y portugués. Muchos la toman como una aportación básica para el conocimiento de la Palabra de Dios en la actualidad. Se está preparando una edición on line de los cinco volúmenes por tres euros.

8. Biblia Americana San Jerónimo (Edicep, Valencia 1994).

Con la ayuda de un equipo de especialistas, Jesús María Lecea, escolapio navarro, ha preparado una nueva edición de la Biblia del padre Scío, de la que ya hemos hablado. Ha cambiado las introducciones y las notas, recreando el texto a partir de los originales hebreos y griegos, más que de la Vulgata. Introducimos esta traducción entre las biblias populares, porque ella quiere ser comprendida sin dificultad por el lector de nuestros días, sobre todo en América Latina, sin los posibles riesgos que podrían tener otras traducciones de este tipo. Así se presenta como la Biblia del Tercer Milenio, aprobada e impulsada por la jerarquía.

Lleva un prólogo del Presidente del CELAM y quiere que "el patrimonio escriturístico y literario del pasado puede ser compartido perfectamente en el presente, con las mayores garantías, no sólo de ortodoxia y plena fidelidad a la fe católica, sino también de lenguaje inteligible y ameno que invita a la lectura" (Presentación).

9. Sociedades Bíblicas Unidas. Biblias de Reina-Valera.

Nacen en 1946, de la fusión de la Sociedad Inglesa y la Americana, realizando desde entonces un amplio programa de traducciones y adaptaciones bíblicas, de tipo cada vez más interconfesional Actúan de un modo especial en América Latina, pero tienen una sección muy activa en España (con sede central en Madrid).

‒ En 1955 se organiza el Departamento de Traducciones para América Latina, a cargo Eugenio A. Nida. En este departamento han colaborado eruditos de muy alta calidad en el área de traducción bíblica, que ha realizado la revisión de la traducción de Reina-Valera en los años 1960 y 1995, elaborando también la traducción Dios habla hoy (1978), de la que ya hemos hablado.

‒ Reina Valera. Con la intención de eliminar arcaísmos, hebraísmos y helenismos, y para modernizar su lenguaje y hacerlo más accesible al lector común, esta traducción ha experimentado varias revisiones, especialmente en los años 1860, 1909, 1960 y 1995 (que ha empezado a ser la más utilizada). Así se puede hablar de una versión Reina-Valera Revisada (RVR), que sigue siendo la más utilizada por los protestantes (en ediciones muy diversas, realizadas en USA, América Latina o España). Esta Biblia empieza a ser también seguida por muchos católicos e incluso por personas no creyentes, a través de versiones en las que el texto bíblico aparece como un monumento literario, más que religioso en sentido confesional. Así se ha hecho popular con el nombre de La Biblia del Oso, porque ese animal aparecía en la portada de la primera edición de la obra (cf. C. Reina, La Biblia del Oso, Alfaguara, Madrid 2002).En estos últimos años, las SBU están ofreciendo gratuitamente sus traducciones por Internet, de manera que una mayoría de usuarios (protestantes y católicos) pueden utilizar este medio para su acceso a la Escritura, pues las traducciones católicas, hasta el momento actual, no son gratuitas.

‒ Biblia de las Américas (1986). Ha aparecido en 1986 y desde entonces la vienen publicando las SBU, en diversos lugares de América Latina. Quiere presentarse como nueva, pero su texto es muy parecido Reina-Valera, por lo que algunos la consideran una nueva edición de aquella Biblia. Sea como fuere, esta traducción quiere ofrecer la Palabra de una forma clara y comprensible para todos, de manea que pueda valer para el culto público y la devoción privada. La iniciativa partió de USA, pero la traducción fue realizada por un equipo de eruditos protestantes, todos originarios de América Latina, que pertenecen a varias denominaciones evangélicas. Es una obra que utilizan de un modo especial los misioneros evangélicos de origen norteamericano.

10. La Biblia interconfesional (BTI, Biblia Traducción Interconfesional), SBU, BAC y Verbo Divino, 2008.

El año 1972 se aprobó el proyecto de realizar una traducción interconfesional de la Biblia. Actuaron como promotores la Conferencia Episcopal Española (que había aprobado el proyecto en 1971) y las Sociedades Bíblicas Unidas, con la colaboración técnica de La Casa de la Biblia. Se quería que el proyecto fuera pudiera compararse al de la excelente traducción francesa: Traduction Oecuménique de la Biblia, 1975 y 1977. En representación de la Iglesia Católica, actuaron como promotores y traductores E. Martín Nieto, Miguel Salvador y Xabier Pikaza.

La primera parte se publicó con el título La Biblia interconfesional. uwNuevo Testamento, BAC, Casa de la Biblia y Sociedades Bíblicas Unidas, Madrid 1978. Es una traducción clara y precisa, en la que católicos y protestantes pueden encontrarse unidos por un mismo texto. Por razones diversas, la obra no tuvo demasiada acogida. A pesar de ello se siguió preparando la traducción de toda la Biblia, que se publicó el año 2008.

Se trata de una traducción realizada según el principio de «equivalencia dinámica», aunque buscando la fidelidad al texto hebreo y griego. Los bloques de los libros y los mismos libros van precedidos por introducciones de tipo histórico literario. Las notas sirven para iluminar los aspectos históricos, geográficos, literarios y culturales del texto, sin entrar nunca en cuestiones de interpretación; se ofrecen además numerosas referencias paralelas en el que se ofrecen los principales pasajes bíblicos relacionados con el texto concreto que se traduce.

Los libros deuterocanónicos se sitúan en un bloque propio entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Se incluye un Vocabulario de términos bíblicos y una importante cronología histórico-literaria. Se evitan “políticamente” los lugares más interesantes en los que podría iniciarse un diálogo entre las diversas confesiones cristianas.

11. Biblia de la Conferencia Episcopal española (BAC, Madrid 2012).

Ha sido preparada por una comisión en la que participado algunos de los biblistas españoles más significativos. Consta de:
- Presentación: Instrucción pastoral La Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia, de la Conferencia Episcopal Española.
- Amplias introducciones a los grandes bloques del Antiguo y Nuevo Testamento y a cada uno de los libros.
- Traducción de los textos originales, hebreo, griego y arameo, con indicaciones sobre las variantes textuales más importantes.
- Indicaciones de paralelos bíblicos. Índice litúrgico con las citas de todas las lecturas de las misas del año para los distintos ciclos litúrgicos, fiestas y conmemoraciones de los santos.

“La Sagrada Biblia de la Conferencia Episcopal Española ha sido una esperanza entre las múltiples ediciones bíblicas castellanas. El Siglo XX produjo más de 25 traducciones completas que a causa de monopolios no pudieron unificar un texto para uso litúrgico…”. Con la traducción de la CEE hay esperanzas de unificación en España con un texto que sigue con fidelidad la Neo Vulgata y los originales hebreo y griego. Se mantiene además una fidelidad a los usos litúrgicos y a la traducción del Oficio divino en boga desde los años 60.
Es una traducción conciliadora pues no se rige por ideologías (Como es el caso de la Biblia Pastoral latinoamericana de tendencia comunista) y en un español fresco pero sin caer en vulgaridades y traiciones al sentido original (Biblia versión popular, revisiones para América latina), ni demasiado clásica con un léxico de diccionario (Biblia Nácar - Colunga, Biblia de Jerusalén).