Miércoles, 28 de octubre de 2020

1000 pasos solidarios. VII Edición

Carrera de los 1.000 pasos. 

“No importa la velocidad, cuenta la dirección” J.F.

En esta ocasión rescato un artículo de hace tres años sobre este evento que ha sido presentado hace unos días, en modo recuerdo, en modo esperanza. Nos vemos el 30 de octubre.

   Carrera popular y solidaria de los 1.000 pasos, con este nombre a camino entre la alegoría y la metáfora Aviva intenta reflejar como discurre el día a día de las personas con discapacidad, si bien esta palabra no define para nada  a quienes en realidad con su ejemplo superan barreras donde otros no las encuentran;  no hablamos de simples bordillos como muros infranqueables para quienes utilizan silla de ruedas para caminar, ni hablamos de los semáforos en los que no trinan los canarios, ni siquiera de la supresión o cambios en las líneas de autobuses que impiden a unos amigos llegar hasta la Once, ¡no!, todas estas situaciones son modificables, es tan solo cuestión de voluntad hacerlo todo más sencillo, adaptado, ilusionante.

   La carrera intenta ser un punto de encuentro humano y deportivo para centenares de personas de toda condición unidos a través del deporte, nace con el espíritu de ser un referente en nuestra Salamanca, para nuestros deportistas y familias en cuyo seno convive alguna persona con discapacidad, un reflejo popular del trabajo de los 365 días del año en los programas y actividades que entonan alegría desbordante por encontrar un lugar en el mundo en el que ser uno mismo, y es a la vez, una oportunidad para la sociedad salmantina de implicarse en un proyecto común, entrelazados por el deporte.

   Ahora bien, es este un proceso pausado, se tarda en tomar conciencia de lo ajeno y sentirlo como propio y aún hoy existen barreras invisibles, las que miran y desconcertadas huyen de lo desconocido, de lo diferente, de lo poco cotidiano, ¡hay que entenderlo!, hay personas que no han tenido la ocasión de acariciar un suspiro, ni de hablar mirando a los ojos sin decir palabra, hay personas que nunca han limpiado una baba descontrolada, hay personas que no han tenido la fortuna de vivir entre quien nada cuestiona, ¡amigos míos!, no son reproches, es una invitación a la vida, las que estas palabras encierran, y lo dice un premio planeta en uno de sus libros. “La discapacidad está en la mirada del otro”. J. Moro en “El Pie de Jaipur”.

Paso a paso amigos, paso a paso.