Sábado, 15 de junio de 2019

La cruzada animalista

Me parece enorme y desproporcionada la actual cruzada animalista en casi todos los medios. Parece que se ha llegado a descubrir que la vida de los animales debería tener más semejanza con la vida humana. Todo esto, claro está, sin llegar a aborrecer del todo el filete, el buen jamón, el atún, las sardinas, las hamburguesas y las gambas.

          Se está inculcando en la sociedad que no debe haber zoológicos, que abajo con la caza deportiva, que vade retro con los toros, que se ponga un perro en cada vida allá donde debería estar un niño (u otro ser humano), que viva la naturaleza de documental y a medida y abajo las vacunas. Pero nadie (excepto ciertas semisectas alimentarias) deja de comer la carne, el pescado y lo que se tercie bajo las cuarenta mil formas que hoy se puede presentar.

         Esta sociedad de dulce que nos preparan ignora (o le ignoran) que los animales que comemos no viven cómo los de los documentales. Que el perrito mimado de la nena tiene una vida de humano que en nada se parece a otro colega de China, por ejemplo. Que el cerdito, tan bonito, no se cría para que nos haga compañía (sino es en el estómago, claro). Que hay granjas donde se estabulan animales para engorde y luego para sacrificio. Que alguien debe cumplir el buen oficio de matarlos y despiezarlos. Que ese lado “cruel” no se enseña tanto en los colegios y televisiones. Que hay que razonar que el ser humano es la cúspide en la cadena alimentaria depredadora. Que queremos comer a cada día (esa mala costumbre tenemos). Y no vamos a cambiar (porque no podemos hacerlo). Y que, además, ya somos muchos en el mundo y todos, todos queremos estar bien alimentados. Eso también lo deberíamos enseñar.

         Ahora que tanto se pide claridad y no dejar casi nada bajo la alfombra, se obvia demasiado que para alimentar tanta y tanta gente, tiene que haber animales que se críen para engorde y sacrificio. Que un matadero por dentro quizá no es bonito pero es útil. Y comerse una gamba o un pedazo de jamón no es para nada delito y la especie humana lo ha venido haciendo así siempre. Siempre.