Lunes, 14 de octubre de 2019

Por una ciudad: matrimonio del verso con la imagen

 

Pórtico del poeta A. P. Alencart, para la antología ‘Salamanca, amor a primera vista’, de José Amador Martín. También publicamos tres poemas del libro.

I.

 

Como una ‘criatura’ suya, así -con Amor profundo- entrega José Amador Martín las perlas o esquirlas que supo captar de su Salamanca palpada y sentida durante once lustros.

 

II.

 

Siendo fotógrafo y poeta, lo justo y necesario era que, para este esperado desposorio, juntara sus dos pasiones esenciales: una selección de imágenes de la ciudad, de las miles que ha ido acopiando (al margen de las publicadas en su magno libro Salamanca, Ciudad Interior, aparecido bajo el sello de Desván Editorial en 2015). Y claro, como fraterna compañía, versos que, sílaba a sílaba, también retrataran el paisaje físico y espiritual de la capital del Tormes.

 

III.

 

He aquí la misión cumplida. Salamanca, amor a primera vista (Libro de Miguel y Clara), es vitalísimo manifiesto de esa amorosa ofrenda que proyectara tiempo atrás el director de Crear en Salamanca, reconocida revista digital que es puente cultural entre España e Iberoamérica. Por ello, las fotografías de Amador están bien escoltadas por textos de poetas de ambas orillas del español y el portugués (más un invitado croata), que bien pronto acudieron a su llamada.

 

IV.

 

Me abstengo de mayores halagos.

Buena parte de los versos se defienden solos, como sucede con toda la cosecha fotográfica que ahora dona el elgoibarrese de Salamanca.

 

Y, sin más, brindo por este connubio celebrado en medio del verano.

 

 

Alfredo Pérez Alencart

 

Julio en Tejares (2016)

 

 

 

TRES POEMAS DEL LIBRO ‘SALAMANCA, AMOR A PRIMERA VISTA’

 

 

JUAN ANTONIO MASSONE

(Santiago de Chile, 1950)

 

ERES TÚ, SALAMANCA

 

 

Palpo fervor de piedra y grave sueño

en paciente tejido de los siglos;

ecos las palabras, lámina erguida

de luz y campanada de ansias.

 

Mantiene un huerto el aromo verde 

y severas calles la cátedra del tiempo;

olvidar jamás podría el corazón

su propia llama en labio de incienso.

 

Plegaria vertical, severo laberinto,

con Fray Luis, Unamuno y Lazarillo,

la ascética meseta castellana

alza su voz para recordar que somos.

 

Tal como si no hubiera adiós,

o al modo de como regresa

el amor a confirmar su abrazo,

eres tú, Salamanca, piedra al vuelo.      

 

 

 

TOMISLAV MARIJAN BILOSNIĆ

(Zemunik, Croacia, 1947)

 

 

EL CUERPO DEL TIGRE EN SALAMANCA

 

A José Amador Martín Sánchez

 

 

Sueño el cuerpo del Tigre como a Salamanca 
ágil 
de cuerdas doradas 
Las espadas dientes son 
bases de su reino
encerrado en el Sol

Para saber quien soy 
vine a la Salamanca
esquiva 
y eterna
Cuerpo de tigre
es la ciudad a mis ojos, 
reflejo del laberinto sobre las paredes 
más duras que la lengua

El cuerpo de tigre 
es el toque esquivo 
igual que el dibujo de un niño 
a la luz de la piedra
en la soledad 
en el fuego y en la ceniza 
mil y una noche
en mil cristales, espejo
en la fuente del recuerdo

El cuerpo del tigre en Salamanca 
espera que se abra la puerta 
a algún destino diferente

 

(Traducción de Zeljka Lovrencic )

 

 

 

JAIME GARCÍA MAFFLA

(Cali, Colombia, 1944)

 

TRIPTICO A SALAMANCA

 

A: Alfredo Pérez Alencart

 

                         I

 

 Salamanca en tiempo y  sus parajes 

Traspasados por alas de la piedra,

Si en causa de los Signos de lo eterno...

Desde ella hacia la mar de lances

De almas y de armas y desvelos, en piedra o luz, 

Así un Yelmo a ella llevado por mano estremecida 

De don Miguel, y folios de antiguas escrituras:

De lo leído y de lo allegado por naos

En Norte suyo, desde un ajeno inicio hacia un crearse...

 

                            

                            II

 

Espadaña de España con la pluma

De quien en su agonía y su Justa, dentro de un vivir

Todo él eterno, a uno y otro lado de la Atlántica Mar.

Si un sepulcro hay a rescatar no será el del Hidalgo

Sino el del ideal del nuestro y todo ser ahora y aquí...

 

                         

                            III

 

Fuero del fuego de San Juan

Con el del trágico sentir de toda existencia.

Hoguera en el Zurgén en cifra e historia del exilio,

Entre nieblas y mártires y nombres,

Aún plegaria en reclamo

Que  haciendo siguen hoy el claro  limo 

Para un no morir: Lo humano más que humano.

Dese ella a Castilla

Por entre las rojas piedras, plazas e iris, de oscuras

Callejuelas: mirar de veladores de una azul

transparencia...