Martes, 27 de octubre de 2020

Mot de Cambronne Sánchez

     Al general Pierre Cambronne se le atribuye una anécdota que ha quedado en el imaginario francés como sinónimo de exabrupto y cabezonería. Cuando los ingleses que habían derrotado a su ejército en Waterloo le instaron a rendirse, él se negó repetidamente. El comandante del ejército vencedor le dio entonces un ultimátum y Cambronne respondió ¡Merde!

       ¡Mierda! es desde entonces para los franceses  mot de Cambronne (palabra de Cambronne). Dos  siglos más tarde (y a la misma edad que aquel  tenía a la sazón, 44 años) otro Pierre –Sánchez– ha convertido  el ¡No! en una figura retórica muy singular. La enuncia por  triplicado –¡No, no y no!– y de seguir así será por lo único que  pasará a las páginas de la historia pequeña de la política.