Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

La iglesia del Sagrario en Ciudad Rodrigo y el ego de un cardenal

Popularmente conocida como Capilla de Cerralbo, se construyó entre los siglos XVI y XVIII, por orden de Francisco Pacheco de Toledo

Popularmente conocida como Capilla de Cerralbo, se construyó entre los siglos XVI y XVIII, por orden del Cardenal Francisco Pacheco de Toledo, embajador en Roma, virrey de Nápoles, arzobispo de Burgos y hermano del I Marqués de Cerralbo.

El sueño de Francisco Pacheco era que al morir fuese enterrado en la Catedral de Santa María, y para ello solicitó un permiso para derribar parte de la capilla mayor y construir una girola para allí ser enterrado.

Su petición fue denegada por el cabildo catedralicio de Ciudad Rodrigo. Molesto por la negativa y hombre que conseguía todos sus propósitos, ordenó construir junto a la Catedral una gran capilla que le hiciese sombra, como panteón funerario para él y su familia.

Es cierto, que en determinados momentos del día la Capilla de Cerralbo hace sombra a la misma Catedral, pero lo que no logró, fue que tras su muerte lo enterraran en ella.


Esta joya arquitectónica de estilo herreriano con influencias italianas es obra del arquitecto Juan de Valencia, ayudante de Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera. La obra se terminó en 1685 durando 100 años.

En una de las dos capillas laterales, se encuentra el mausoleo de los últimos marqueses de Cerralbo, obra del escultor Mariano Benlliure en 1925.

Fotografías
Vista exterior de la capilla de Cerralbo o parroquia del Sagrario (Juan Cabré Águiló). Fototeca del Patrimonio Histórico.