Miércoles, 26 de febrero de 2020

DESPENSA DE PENSAMIENTOS.

Hay veces, momentos y situaciones en nuestras vidas donde las sensaciones las quieres congelar así como los pensamientos, sean buenos o malos. Si son de los buenos para poder descongelarlos en los momentos difíciles o simplemente porque nos llegue a nosotros/as un olor, una brisa o un tacto que nos recuerda a él.

Por lo contrarios cuando es una sensación mala la guardamos también en nuestra despensa, reprimiéndola y no dejando que salga, duela y se calme. Si tu guardas una manzana que se está comenzando a empochar junto con ostras manzanas en buen estado, al final, todas se pondrán en mal estado antes, así como animaran a insectos y roedores a visitar tu despensa y arruinártela lo antes posible, esto mismo pasa cuando nuestra memoria se llena de recuerdos y sensaciones negativas.

En estos días, al sufrir el agobio y el agotador cansancio del calor, mi mente ha asociado esta sensación con el recuerdo de cuando comencé con este pequeño y a la vez tan grande proyecto, el miedo, la incertidumbre, las ganas, la emoción, el decir aquí estoy yo…”lo habéis intentado chavales pero no habéis podido conmigo”…yo curé esas sensaciones negativas y por ello hoy estoy aquí escribiendo este artículo, porque sané, no aparte el rencor, proteste, lloré y pasé. Si, rencor a ciertas personas que hicieron por caerme e intentarme hacerme pequeñita, les guarde rencor pero como sané, hoy me inspiran las mas absoluta indiferencia, ese es el proceso y por ello hay que darse tiempo y afrontar la situación no intentar reprimirla.

No pasa nada por decir que alguien nos cae mal, que cierta persona no la puedes ni ver, esos es salud emocional, pero hay que reconocerlo y también saber dar las gracias a esa tipología de personas denominadas “toxicas”, siempre te recordaran que lo superaste y cogiste impulso para hacer de ti alguien grande, esto es la vida y así somos los seres humanos.

En nuestra despensa puede haber y ha de haber recuerdos negativos, pero no empodrecidos ni que superen a los positivos, al menos no por mucho tiempo, si no comenzara el asalto de los roedores…y ahí ya tendremos un serio problema.

Por ello cuidemos nuestro cuerpo, vayámonos de vacaciones (utilicen protector solar) pero también por favor, échenle una ojeada a la despensa de ahí arriba a ver cómo va, y si ven que está a punto de llegar compañía indeseada a saquearla busquen ayuda y con quien hacer una pequeña limpieza, eso señores y señoras son años de vida.

Feliz mes de agosto, este es mi semanal beso para tod@s!

María Tamame Montero.

Edukas Centro Psicosocial.