El amor más alto es aquel que no exige correspondencia

Santa Teresa de Jesús