Lunes, 21 de octubre de 2019

Calle Ramón y Cajal, más conocida como la Cuesta de Moneo

Recibió el nombre del Nobel de Medicina en 1922, antes era el paseo del Campo de Francisco, aunque los salmantinos asociaban esta vía con los talleres de cerrajería y fundición de hierro allí instalados

Esta calle empinada, que va desde la plaza de las Agustinas hasta la confluencia de los paseos de Carmelitas y San Vicente, se la denominaba paseo del Campo de San Francisco por la cercanía de este parque.

En 1922 fue nombrada como Ramón y Cajal en homenaje al Premio Nobel de Medicina, aunque pasó a ser popularmente conocida como cuesta de Moneo, al encontrarse allí situados desde el siglo XIX unos talleres de cerrajería y fundición de hierro  propiedad de la familia Moneo (Talleres Moneo).

El hierro era el elemento arquitectónico principal, sustento de las edificaciones, pero también un importante elemento decorativo debido a su ornamentación en columnas, farolas y templetes. Aquellos talleres situados enfrente de la antigua Facultad de Medicina, y que dieron nombre a "los pisos de Moneo" o a "la Cuesta de Moneo", fueron derruidos en el año 1977.

Al inicio de esta calle residió el que llegara a ser ministro, Filiberto Villalobos, cuyo fallecimiento congregó a miles de salmantinos en 1955 que acompañaron su cadáver por la empinada cuesta hasta el camino hacia el cementerio.

FOTOGRAFÍAS

  • PRIMERA. Cuesta de Moneo 1860
  • SEGUNDA. Cuesta de Moneo en los años 50. Se puede apreciar parte de la antigua Facultad de Medicina.