Viernes, 22 de noviembre de 2019

¿Donde está mi dinero?

España ya roza, por no decir que está, en el 100% de deuda. Hemos cubierto los agujeros de cajas y bancos con impuestos. Hemos mantenido el coma de las administraciones autonómicas. Salen todos los desmanes de los anteriores gestores, imposible nombrarlos todos, sólo tengo 21 líneas de texto.

Los partidos que optan al Gobierno de España dan miedo con sus mensajes económicos. El PP ha elevado la deuda y sitúa la real en el entorno del 140% sumando el pasivo total de las Administraciones Públicas. Estamos hablando de 1,5 billones de euros a los que tendríamos que añadir el hecho de que los actuales Presupuestos Generales del Estado enviados por Europa no resuelven el problema y reconocen un agujero adicional de 60.000 millones. Esto es un desastre de aquellos que se decían adalid en materia económica.

El PSOE, por su larga experiencia el frente de diferentes gobiernos, ha demostrado no tener ningún interés por asumir ni resolver los problemas económicos ni la falta de estructura económica de nuestro país. PYMES y autónomos nunca han estado dentro de su nómina de preferentes, ni atenciones ni consideraciones. Dentro de sus acciones para la investidura no hay referencias claras a las soluciones que necesitan las microeconomías, las que mantenemos el entorno del 90% de la economía diaria de España.

Podemos tiene la estrella de este apartado. Subir el IRPF a las rentas altas, aquellos de quienes pueden evadir sus impuestos, cambiar patrimonios a golpe de clic, trasferir dinero a SICAVs, abrir cuentas en Suiza o en esas islas más famosas por sus bancos que por sus playas… Bobadas varias y la más importante: aumento del gasto público en 96.000 millones. Sus propuestas para reducir la administración: ninguna. Consecuencias: subida inmediata de impuestos. Lo bueno es que no se han esforzado en negarlo. Renta básica garantizada, dependencia…  ¡FIESTA! “Está tó pagao” que dirían en cualquier peña de pueblo, pero ¿por quién? Aquí estamos los emprendedores, autónomos, PYMES, esas que representamos el tejido empresarial de los que no podemos escaparnos del fisco, de los que cumplimos siempre. Eso sí, servidor ya lo ha decidido y lo dejo dicho: cierro y me voy a casa. Me adapto a vivir con los 600€ de la Renta Básica Garantizada y, al menos, descanso, que ya he adelantado mucho trabajo con mis 14 horas diarias en estos duros años de crisis. Me salgo del lado de la responsabilidad y me paso al de la irresponsabilidad, o la fiesta o la diversión; total, la vida son 2 días y mejor pasarlos de fiesta.

Ciudadanos se ha demostrado como un elemento absolutamente anodino. Ni en Andalucía ni en Madrid han puesto sobre la mesa medidas de impulso económico real. Lo único que han demostrado es que del dicho al hecho va mucho trabajo y que eso de trabajar cuesta mucho y eso de tensar la cuerda agota demasiado. Afogonados en solo unos meses. No se conoce a sus líderes de ambas comunidades ni medidas económicas concretas. La regeneración democrática no es sólo una expresión. No sólo se trata de pedir trasparencia y caras nuevas, se trata de que la gente nueva que entre, lo haga con las ganas que perdieron los dinosaurios que llevaban en la política más de 20 años. Que pongan encima de la mesa medidas que nunca antes se habían planteado y que tomen la medida decidida de adelgazar la administración. Han demostrado ser los pardillos de los parlamentos aceptando los trucos contables de los trileros de los que llevan mucho en este business.

En definitiva, ante este panorama el cuerpo pide irse a trabajar donde está el dinero de los españoles: Suiza y Andorra para los que les guste el frío; Bermudas, Barbados, Caiman, Cook, Dominica… Vamos, que allí podemos estar al calor del dinero y entre clientes españoles. De tú a tú siempre nos hemos tratado mejor y el inglés siempre nos ha costado manejarlo. Por interés mutuo, cuanto más fácil nos lo pongamos, mejor ¿no?

Lo que está claro es que en España, los españoles, dormimos al raso. Al frío raso están nuestros mayores cuyas pensiones mínimas no les llegan ni para pagar las facturas básicas de luz, gas, teléfono… Nuestros jóvenes no tienen trabajo para emanciparse ni a los 32 años ya. Los que estamos trabajando no tenemos tiempo para ver a nuestros abuelos, a nuestros padres, nuestros amigos han pasado a ser, exclusivamente, nuestros compañeros de trabajo. Eso de tener hijos ha quedado relegado a eso de… “a ver si casi con 40 he ahorrado algo”…

Podríamos esperar a unas nuevas elecciones y provocar, efectivamente, mayores cataclismos en nuestros partidos políticos. Que al PP le pasen aún más factura sus estructuras de corrupción y que pierdan más votos. Que si presentan a Rajoy como candidato, de nuevo, le demuestren los votantes que perder 5 elecciones de 4 presentadas es de retra*****. Con ello que se logre una regeneración interna como nuca se ha llegado a producir.

Al PSOE que sean serios. Que tengan un plan real, que existan en definitiva. Un partido no es un maniquí al que se le ponen y quitan ideas como trapitos.

A Ciudadanos que aún tienen tiempo de dejar de concentrar en su líder su programa y demostrar a sus votantes y electorado que los votos conseguidos en autonómicas y locales sirven de verdad para hacer algo, no para rellenar huecos. Ese ha sido el fallo y no la estrategia lo que les ha llevado a no ser ni opción de Gobierno.

Podemos es demagogia sin fin con consecuencias igual de infinitas.

Mientras tanto, sin Gobierno, los que tienen dudas sacan su dinero fuera (Fondos de Capital Riesgo, accionistas extranjeros, SICAVs, Bancos Nacionales e Internacionales) y los que lo tienen aquí aprovechan para burlar la falta de control y ni entrar en la cárcel ni devolver un solo céntimo de euro.