Sábado, 15 de agosto de 2020

Delicioso jardín

Mágico jardín pincelado con pétalos y aromas de moda, por tres almas hermanadas y seis manos entrelazadas, que hacen de la belleza costumbre anticipada de primavera.

Deleitoso jardín de las delicias en el vergel japonés, donde el arte conjuga estética, armonía, creatividad y asombro deslizante entre floridos pliegues hermanados con telas de diseño y lucimiento de flores, timbradas con aromas multicolores por la magia delicada de pinceles y puntadas.

Tres creadores sincronizan sus latidos en singular espacio, componiendo floridas melodías entre maniquíes y lienzos batidos por suave viento que ondula verticales perfiles en altura, vitalizando sombras más allá de la frontera que separa la realidad del asombro que cautiva la paz que en ellos se respira.

No es casual el encuentro de tres almas, ni el azar responsable de inmortalizar el recuerdo embellecido por seis manos unidas para colmar todo anhelo de belleza en medio de un mundo vulgar y rastreado que camina sin rumbo hacia la nada más absoluta, ignorando que la felicidad no se compra en las taquillas.

Feli Campo, Miguel Elías y Florencio Maíllo hacen realidad el sueño de los pétalos y las telas en el gran salón japonés del sol naciente, sin interés material alguno ni más pretensión que deleitar a los visitantes que pierdan sus pasos entre las palabras de Alfredo Alencar, deletreadas con tizas escolásticas en la madera.  

Espíritus mosqueteros que hacen tres en uno al silbo de la hermandad creativa que todo lo puede, cuando el arte juega al escondite con la prisa y la apacible isla donde se recrea el espíritu solo es visitada por quienes se alejan del mundanal ruido dominado por el ripio, sin percibir el rincón poético habitado por el verso.

Color, forma, estilo, belleza y gracia, hacen posible el milagro de convertir un salón encalado en santuario de arte pasajero del que ningún salmantino debe sustraer la tentación de caminar entre las bambalinas de este delicioso jardín de las delicias en el jardín japonés, gozoso anticipo de primavera.