Martes, 25 de febrero de 2020

Carnaval defínase como…

“Cada uno se disfraza de eso que es por dentro”…

Carnaval defínase como aquellos tres días al año después de las navidades en los que cuando eres niño/a una de dos, o lo vives con la máxima ilusión, creatividad y atrevimiento o como el mayor infierno al que te someten en el cole e incluso en casa.

[Img #556065]Si, para muchos de nosotros/as entre los que yo me incluyo, era una etapa de creación de disfraces, de fantasías, los días que podías coger las pinturas de maquillaje de tu mamá y jugar a ser mayor, o a ser lo que quisieras ser. Días que estabas esperando con ilusión que el martes apareciera a las cinco de la tarde en la plaza la “vaca bayona” , personas disfrazadas del pueblo que te hacían correr por todo él envolviéndote en historias, fantasías y leyendas.

Pero también hay la cara opuesta, niños y niñas más retraídas, sufridoras de algún tipo de acoso o simplemente la maldad y la crueldad que los niños representan los unos con los otros. Pequeños en los que tener que ir al cole disfrazados les supone una noche de insomnio, pesadillas y llantos. Si a nosotros los adultos nos obligaran a disfrazarnos y a sentirnos ridículos ¿qué haríamos? ¿lo permitiríamos?...piénsenlo, piensen en que no todo el mundo es tan extrovertido y que cuando estas en la etapa infantil, ponerte una nariz roja y pintarte los labios para ir al cole no siempre es la mejor elección para sentirse mejor, subir la autoestima o favorecer en las relaciones y habilidades sociales.

No digo que no haya que hacer a los niños y niñas participes de esta fiesta pagana, digo que hay que escucharlos más y respetar sus espacios vitales, para poder ser consecuentes con los mensajes que como adultos les damos respecto a su educación.

Sin más, este es mi semanal beso para todos/as vosotros/as. El Carnaval es un espacio temporal donde puedes salir a la calle mostrando lo que eres sin que nadie te juzgue con estereotipos sociales o donde puedes salir a la calle siendo uno de ellos, sea como fuere, disfrutemos y enseñemos a disfrutar respetándonos a nosotras/os mismos.

María Tamame Montero.

Edukas Centro Psicosocial.