Lunes, 14 de octubre de 2019

Cáncer: preocupación y reto

El cáncer constituye para gran parte de la población adulta la mayor preocupación relacionada con la Salud y para el Sistema Sanitario y la Salud Pública uno de los mayores retos que tienen planteados los países desarrollados que quieren seguir mejorando su supervivencia, evitando las muertes prematuras.

[Img #551821]En estos días, como viene siendo habitual cuando se celebra el día internacional del Cáncer, se habla mucho más de curación que de prevención. La realidad es que dos terceras partes de los cánceres se curan; pero ésta se percibe como incierta y molesta. Además, la presión asistencial de este grupo de enfermedades aumentará de manera importante en los próximos años. Razones que justifican a la prevención como la mejor estrategia individual y de Salud Pública para un control efectivo y continúo del Cáncer. Porque cuando un problema se afronta adecuadamente, en base a las evidencias preventivas, se evitan nuevos casos, se mejora el diagnóstico precoz y la efectividad del tratamiento y se mejora la sostenibilidad del Sistema de Salud..

Las principales medidas preventivas primarias, es decir, aquellas que evitan un gran número de neoplasias malignas y, en consecuencia, las que hay que llevar a cabo son: evitar el consumo de tabaco, numerosos tipos de cáncer, el 80 y 90% de las neoplasias de pulmón en varones y entre el 60 y 85% en mujeres; se asocian a su consumo; pero también el cáncer de laringe, esófago, vejiga, etc. Reducir el consumo de alcohol para evitar el carcinoma hepático y otros, como el cáncer de esófago y el oral. Seguir una dieta saludable, la dieta mediterránea sin carnes procesadas y ahumados, para disminuir la probabilidad de cáncer colorrectal. Además, realizar actividad física de manera habitual y no exponerse al sol excesivamente, sobre todo entre las 12-16h, para reducir la exposición a las radiaciones ultravioletas y, por tanto, evitar el cáncer de piel.

Simultáneamente a estas medidas primarias hay que participar en controles y cribados del diagnóstico precoz del cáncer. De mama, con mamografías en mujeres de 50 a 74 años cada dos años, de colon y recto mediante sangre oculta en heces anual en hombres y mujeres de 50 años y más y de cáncer de cuello útero  con el test papanicolaou en mujeres entre 21 y 65 años.

Por otra parte, la incidencia referida por algunos expertos y, recogida en los medios de comunicación, afirmando que 1 de cada 2/3 pacientes van a padecer cáncer en su vida, es una previsión basada en la asociación entre el envejecimiento biológico y celular por la edad y la probabilidad de desarrollar el Cáncer; pero esto se reproducirá siempre y cuando no se cambie la situación actual en relación con el control de los factores de riesgo (prevención primaria) y la mejora de la participación poblacional en los cribados (prevención secundaria).

En consecuencia, lo que las evidencias científicas indican es que el Cáncer se debe afrontar con la prevención; pero también desde la confianza en los avances científicos y asistenciales, tanto diagnósticos como terapéuticos, que incorporados al proceso preventivo asistencial de manera competente permitirán conseguir, en los próximos años, que la prevención y la curación sea una realidad cada vez en más pacientes y en más tipos de cáncer.

La preocupación es una realidad actual. El reto es llevar a cabo un estilo de vida saludable para evitar y reducir la probabilidad de padecer Cáncer…

JAMCA