Jueves, 29 de octubre de 2020

Boticaria

   Boticaria, "La Boti", como familiarmente la llamamos es fiel compañera.

   Es silenciosa, tímida y no da leche. Pero observa y mira inquisitiva, si los árboles y las plantas tienen vida, también la tiene mi vaca. Fue regalo de una buena amiga y como ella, guarda sabias palabras sin pronunciarlas. Hoy estas letras van dedicadas a ti.

 [Img #548037]  Sé que un día los dos iremos de la pata y de la mano a tu pradera, esa con la que debes soñar a cada momento, imagino pastos altos, verdes, y tu cencerro abriendo camino. Como rumiante que eres pasarás horas, horas y horas sin hacer más que pacer, no te preocupes frecuentemente me encuentro con seres que tienen sólo dos patas y las mismas expectativas que tú, con la diferencia de que tu diseño funciona.

   Ahora que me miras fijamente a los ojos me das un poco de miedo, creo que tu vida es algo melancólica y por eso decidiste venir a la mesa de trabajo con nosotros, echarás de menos a tu familia, lo entiendo, pero si sigues aquí será porque estás conforme. En cierta manera te pareces a "facturín", el pececito que fue regalo de compañeros de empresa y vive en un pequeño receptáculo, si te soy sincero me da infinita pena ver al pequeño de color blanco y naranja solo, completamente solo, los seres humanos somos inocentemente crueles a veces, sería buena asignatura la empatía entre humanos y animales, y entre humanos y humanos también.

   Las letras sin darnos cuenta, cantan canciones amargas y al final chocamos sin airbag contra la cruda realidad de nosotros mismos, como el lema "él no lo haría", que merece todos mis respetos.

   Permíteme que por unas líneas hable de opinión (imagino que pronto me invitaran a abandonar esta columna semanal porque hago de todo menos opinar), en estos momentos de incertidumbre política, diría que estamos ante una oportunidad única de ser capaces de entendernos entre todos, harto difícil o misión imposible, pero es una oportunidad para aprovecharla o para fijar rumbo al abismo (ya me mojé, no tengo remedio).

   Querida Boti, te veo mañana de nuevo en la oficina.