Martes, 29 de septiembre de 2020

Ya te lo dije

[Img #538279]

Cuando uno ha metido la pata y un amigo se lo tiene que decir, hay diferentes formas de hacerlo. Una podría ser la de “Juan, creo que no es correcto lo que has hecho”; otra “Juan, esto está mal”; otra, que molesta mucho, sería la de “Juan, no tienes ni idea y la has cagado” y otra, que supone la descarga de quien lo dice y hace daño no por quién, ni como lo dice, sino por ser con la que más te das cuenta del error cometido y el cariño de quien te lo dice –lo hacían mucho las madres- “Juan, ya te lo dije”.

                En estos días, te encuentras con personas que, espeluznadas, te dicen “pero cómo puede ser esto” refiriéndose al presunto pacto Podemos-Psoe; incluso, personas de este último partido, cuando te ven ponen el grito en el cielo y te miran asustados. Algunos están asustados al ver la que se nos viene encima si prospera la alianza de la ultraizquierda con la izquierda más radical del PSOE.

A mí lo que me sorprende es que, tras unas elecciones en las que se han puesto, aún de forma somera, las cartas encima de la mesa y hemos escuchado de los podemitas las barbaridades más grandes que se han oído en este país desde hace mucho tiempo (que si hubieran sido realizadas por la derecha hubiera supuesto el ingreso en prisión del manifestante), ahora nos sorprendamos, nos asustemos o nos echemos las manos a la cabeza, si ya se sabía lo que eran estos personajes.

                Había personas que nos llamaban carcunda o extremaderecha cuando lo decíamos en campaña y dejábamos patente que estos comediantes son unos trileros totalitarios que cuando un partido, presuntamente de derechas, tiene 12 millones de votos no se empachan en decir: “no, no, no nos representan” y cuando ellos no alcanzan sus objetivos “sí, que sí, que sí nos pretenden representar”, y además se dedican a marcar y plantear la agenda política de todos. Había amigos que, cuando realizaba actos políticos en los que defendía la familia, la empresa, la libertad, la honradez, la regeneración política, económica y social, me decían que estaba haciendo el bobo o se preguntaban ¿cómo es que haces esto?  Pues bien, ahora me toca deciros a todos, con cariño, con el orgullo de haber hecho los deberes, con la conciencia tranquila de haber defendido lo que creo: “ya os lo dije”.

                Cuando denunciaba la inconsistencia, la mentira, el engaño, la farsa y, sobre todo, la traición del PP nos miraban como si fuéramos bichos raros y algún amigo me decía que estaba en un error, e incluso hubo quien me amenazó de diferentes maneras; pues bien, estamos donde estamos por la actuación de Zapatero y la estulticia traidora de Rajoy que no sólo no han hecho nada por acabar con la cizaña podemita, sino que la han alentado, amamantado, criado y potenciado.

Ahora, lo siento, lo siento mucho, pero “ya te lo dije”. Ahora, sin miedo, con valor y con la cabeza alta habremos de seguir luchando y sufrir con la ilusión de la futura victoria la embestida del morlaco cruel.

El profesor de ciencias políticas tiene como desventaja que no sabe Derecho, ni tiene experiencia en la negociación, se conoce la teoría, pero en el mundo real el Derecho es la clave de toda democracia y con él y con su inexperiencia tenemos que ganarle. El se mueve en los medios, en la imagen, en la inconsistencia, nosotros debemos movernos en los valores, en los principios y en el Derecho.