Miércoles, 30 de septiembre de 2020

El antiguo oficio de herrero

Un oficio artesano que debía unir la fuerza, el ingenio y la destreza, para dar la forma deseada, a golpe de martillo, a las piezas que se forjaban en la fragua

Me gustaría hacer un pequeño homenaje a los antiguos herreros, en especial a la persona que aparece en la foto, muy importante para mí. Manuel González García, herrero toda su vida en Aldehuela de la Bóveda, muy apreciado por todos.

Un oficio artesano que debía unir la fuerza, el ingenio y la destreza, para dar la forma deseada, a golpe de martillo, a las piezas que se  forjaban en la fragua.

La fragua era también un lugar de tertulia para hombres donde daban rienda suelta a sus opiniones, críticas y bromas.

El hecho de estar prácticamente todo el día abierta, la convertían en un lugar no sólo para los labradores que allí acudían a herrar sus caballerías, sino también para los guardias, maestro e incluso el cura.

Para los niños era una atracción no exenta de peligro, les asombraba ver el hierro candente y admiraban a la persona envuelta entre chispas que saltaban de su yunque a la vez que les fascinaba poder hacer funcionar el enorme fuelle para conseguir reavivar las llamas.

Este oficio como tantos muchos en la vida rural se perdieron con el devenir de los tiempos, quedando sólo un recuerdo de aquellos años tan diferentes a los actuales.

Fotografía antigua familiar.
Herrero de (Aldehuela de la Bóveda).