Miércoles, 13 de noviembre de 2019

Nosotros, AJE

[Img #506768]

La carta de presentación de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) en España tiene más de un cuarto de siglo. En este tiempo, sus socios han ayudado a cambiar muchas cosas en el tejido empresarial español y mucho han aportado en el tiempo que por allí han pasado. Las asociaciones con el sello de “joven” tienen un acto final: la caducidad del tiempo de permanencia. En este tiempo, los jóvenes empresarios socios de AJE han desarrollado sus proyectos empresariales y, en su “tiempo libre” han ayudado a otros con sus proyectos. Si alguien sabe lo que es la soledad, ese es un autónomo. Pero al mismo tiempo, bien por sus clientes, bien por necesidad, es condición sine qua non que el emprendedor-autónomo-joven empresario se relacione. Sea permeable a lo que entra y a lo que sale de su entorno empresarial. Debe ser una persona que escuche y que busque ser escuchado.

En esos años de nacimiento y desarrollo, los primeros miembros de la ejecutiva de AJE fueron recibidos por Miguel Boyer y por Felipe González, responsables del Gobierno de España en materia económica. Por aquel entonces, sus propuestas ya fueron escuchadas. Posteriormente, el Gobierno de José María Aznar también recibió a los miembros de AJE y de aquellos encuentros salió una de las propuestas que, por aquel entonces, más ayudó a los jóvenes emprendedores: la supresión del IAE.

En nuestros días, AJE Salamanca ha sido protagonista de trabajos de gran calado e interés con la Universidad de Salamanca. Con ella se ha trabajado para exponer, ante aforos de empresarios extranjeros, administraciones estatales, autonómica y locales; en clases de la Facultad de Economía, en programas de emprendimiento joven en el Parque Científico a todos los niveles (proyección internacional y nacional de los emprendedores allí ubicados) los esfuerzos emprendedores y empresariales de los jóvenes formados y afincados en Salamanca. Hemos colaborado con la Diputación de Salamanca en el fomento del espíritu emprendedor entre los jóvenes de la provincia. Hemos puesto en marcha foros y actos de networking empresarial con la patronal de Castilla y León (CECALE) y con entidades bancarias fuertes con el fin de promover la internacionalización de nuestras empresas. Y lo que es más importante, estamos dando la mano a jóvenes emprendedores y estudiantes que lo van a ser en breve, para que sus proyectos empresariales fructifiquen en nuestra capital y la provincia.

El trabajo mencionado anteriormente se ha llevado a cabo por el impulso de la nueva Junta Directiva aprobada el 20 de febrero de este mismo año. No se han cumplido 365 días y este nuevo equipo ya ha impulsado acciones sólidas, demostrando a otros empresarios locales, universitarios, estudiantes, jóvenes emprendedores, empresas nacionales e internacionales e instituciones, que somos un equipo humano en el que confiar. Nos han conocido persona a persona y por nuestro trabajo, al que nos dedicamos día a día. No sólo el trabajo que nos da de comer, si no aquel que nos motiva y que queremos proyectar como ejemplo. Para que nosotros hayamos formado parte de este proyecto que es AJE y para que otros formen parte del trabajo que estamos desarrollando sólo se pide esta afiliación (http://www.ajesalamanca.org/documentos/ficha-afiliacion-aje.doc)  y no se pregunta por su filiación ideológica.

Que duda cabe que todos los miembros de AJE Salamanca estamos aquí porque deseamos poder apoyar otros proyectos empresariales, compartir los logros y sufrimientos de nuestras empresas, poder asesorar como a nosotros nos hubiera gustado ser asesorados y, sobre todo, asentar y ser referente para el asentamiento de otras empresas en nuestra ciudad. Para ello hemos formado parte, por invitación y méritos propios para ello, de la Mesa del Pacto Local por el Empleo de Salamanca por parte del Ayuntamiento de Salamanca. A esta mesa, recientemente, hemos hecho llegar numerosas propuestas serias, rigurosas y en apoyo a nuestros jóvenes emprendedores, no solo a los que están y se están constituyendo aquí, si no también a los que queremos que regresen. A esos jóvenes valores que se tuvieron que ir, pero por los que tenemos que trabajar para que vuelvan. Hemos demandado impulso a nuestras instituciones para la mejora de infraestructuras que permitan poner en el mapa a Salamanca, en apoyo a los nuevos emprendedores con reducciones de tasas y tributos locales, con formación y asesoramiento… En esta mesa también hay miembros de Ganemos Salamanca y, o bien no se han interesado por leerlas, o bien son unos irresponsables para con los jóvenes empresarios de salamanca con su actitud protagonista en los medios de comunicación.

Las propuestas presentadas por AJE a esta mesa del Pacto por el Empleo no sólo son una llamada a la acción, si no también un toque a lo que no se ha hecho. No hemos tirado la alfombra a nadie ni nos hemos casado “ideológicamente” con nadie. De hecho, al final de esta legislatura y, después del tan adornado apoyo a los emprendedores en España, hemos pedido al futuro Gobierno el mantenimiento de la cuota fija y la fijación y armonización de una cuota de autónomos justa de España en el conjunto de los países de Europa. Esta propuesta ya ha recabado casi 140.000 firmas. No se puede afirmar que estemos a favor, políticamente de nadie.

En el plano personal, allí donde me hayan llamado para aportar lo que mi tiempo y mis fuerzas me den, allí he estado. No me ha movido nunca otro interés que el de trabajar por los ciudadanos de Salamanca, de Castilla y León y de España. Mis amigos y quienes me rodean saben que, si puedo apoyar y ayudar con acciones o experiencias a lo que necesiten, nunca voy a ser tibio, si no decidido. Me llamaron en política y estuve, me llamaron con mi pensamiento religioso y acudí y contaron conmigo para dar a conocer mi proyecto empresarial y fui. Para bien o para mal, personas como el periodista Fernando Jáuregui reconoció mi capacidad para exponer mi proyecto empresarial.

En mi empresa estoy 14 horas al día trabajando para poner en marcha mi idea y, con ella dar un servicio que es reconocido por cientos de clientes y, lo más importante, que han generado la creación de otros 2 puestos de trabajo. Con honradez y con las manos solo manchadas de esfuerzo. Pero no solo yo, sino todos los miembros de la ejecutiva de AJE Salamanca. Lo tengo claro, somos todos personas honradas y meritorias del reconocimiento, que no dinero, que el Ayuntamiento de Salamanca nos darán en próximos días. Cuando nos tuvo que retirar su apoyo, lo hizo y ahora que ve el trabajo que ya se ha hecho y las propuestas que queremos llevar a cabo, nos vuelve a apoyar. Sensatez y responsabilidad por ambas partes y seremos cristalinos con la sociedad salmantina que lo arropa con sus impuestos y con los emprendedores y empresarios salmantinos. Bien sabemos nosotros lo que es pagar impuestos, así que bien somos responsables de cada céntimo que se nos dé para la labor encomendada.

Somos jóvenes, somos empresa, somos Salamanca, somos AJE.