Jueves, 1 de octubre de 2020

Llegada de las primeras calificaciones

Estas semanas son días de nervios, estrés familiar e incluso visitas al médico por ataques de ansiedad en población infanto-juvenil.

[Img #503885]Sé que es fácil decir que las calificaciones no son lo que más importa, lo que importa es el bienestar del menor y su satisfacción así como su esfuerzo. Las obligaciones laborales nos impiden en muchas ocasiones poder estar al lado de nuestros pequeños en estos días, pero créanme cuando les digo que no es el momento que más falta le hacen. Le hacen falta cuando les preguntan sobre un suceso que han visto en la tele, cuando tienen curiosidad por saber que es algo que están viendo, cuando te digo que no sales de fiesta…Muchos padres y madres se ven realmente agobiados por el nivel académico de sus hijos y la autoresponsabilidad de trabajo añadido que ello conlleva, hay muchos padres que no saben el contenido académico que están dando sus hijos/as, no por nada en especial, sino porque ellos no acabaron sus estudios o impartieron otras asignaturas.

El clima familiar de apoyo, comprensión y afrontamiento de los problemas es necesario para un buen paso al frente a la hora de superar un acto traumático como lo es suspender.

Si este fuera el caso es el momento de pararse a pensar, a reflexionar y a tomar decisiones pensando en positivo, en que todos tenemos momentos flojos y circunstancias que hacen de nosotros personas vulnerables a los cambios y al entorno social en el que nos movemos.

Lo importante no es trabajar los contenidos académicos, que seguro que los maestros, maestras y profes han machacado durante el trimestre, lo importante es que vean la importancia académica, que aprendan en su YO como tienen que estudiar, que es lo que a ellos/as les funciona, que se motiven y disfruten de la curiosidad y del aprendizaje, y por último que vean que el esfuerzo tiene una recompensa y reconocimiento familiar basado en valores y respeto, no en grandes regalos traídos por Papá Noel o por sus Majestades Los Reyes Magos, ellos ya harán lo que puedan.

Reflexionemos y pidamos ayuda cuando sea necesario, es mejor poner un ladrillo a tiempo que no tirar y volver a hacer la pared, mi semanal beso para todos vosotr@s.