Cuando Salamanca era una ciudad amurallada con trece puertas

A lo largo de su historia, la capital charra estuvo protegida por estas construcciones que se fueron perdiendo

[Img #499537]La ciudad estuvo fortificada a lo largo de la historia en diversas ocasiones; aún en la actualidad existen muestras visibles de la muralla muy cerca del huerto de Calixto y Melibea.

Durante el siglo XIX se describe a la ciudad de Salamanca, como una ciudad cerrada en sus murallas, alumbradas por débiles luces y farolas de petróleo.

Las murallas utilizadas para preservar la seguridad de la ciudad, también tuvieron una función sanitaria, en épocas de grandes epidemias aislaban a sus gentes de las pestes y epidemias que surgían fuera del recinto.

Se establecieron también sobre ellas una función fiscalizadora, haciendo las veces de aduanas para los productos elaborados que tenían que entrar desde fuera.

Con la expansión de la ciudad hacia el norte donde se habían ido asentando otros grupos de repobladores, que por las reducidas dimensiones no habían tenido cabida dentro del antiguo recinto, se decide en el año 1147 (orden dada por Alfonso VII), ampliar la muralla.

Fueron trece las puertas que llegó a tener la muralla, la mayoría de ellas tomaron el nombre de las iglesias, parroquias y conventos que había en sus inmediaciones y otras de los caminos que llevaban a ciudades o poblaciones. Las puertas de San Juan del Alcázar y la del Río se mantendrán con la nueva muralla, el resto se fueron perdiendo con la ampliación de la ciudad.


FOTOGRAFÍAS  DE LA MURALLA

  • PRIMERA: La Muralla al lado sur (1853-1854).
  • SEGUNDA: Vista de las Las Catedrales y la Muralla (al fondo el Huerto de Calixto y Melibea). Cándido Ansede "sin fecha"
  • TERCERA: Las Catedrales y la Muralla (1865) / J. Lurent.
  • CUARTA: Sentados en la Muralla / J. Lurent & Cía.
  • QUINTA: Imagen de la unión de las "dos murallas" en la que aún no se aprecia el acceso por la Puerta de San Pablo.