Cuando las diligencias dejaban a los viajeros en la Plaza Mayor

En el siglo XIX tuvo parada junto a la antigua Casa de Postas, era un carruaje de cuatro ruedas que hacía un servicio regular entre dos poblaciones con un itinerario fijo

[Img #495531]El transporte de viajero por diligencia alcanza su época dorada en la década de los 40 y 50 del siglo XIX. Comenzaron a funcionar en 1816 consiguiendo muy rápido el reconocimiento como el mejor medio de transporte, por su mayor velocidad y comodidad, teniendo una buena organización comercial de horarios fijos y paradas en fondas y posadas.

Salamanca se comunicaba con Madrid y las capitales de provincia más cercanas. Este negocio parecía funcionar bastante bien y la competencia no tarda en aparecer, otras empresas empiezan a ofrecer sus servicios.

En Noviembre de 1851 una segunda empresa ofrece el servicio a Madrid, por el Escorial y Ávila, y a precios muy económicos. El viernes 7 de Noviembre el coche que entró en la ciudad a las doce y media de la mañana, con un descanso de tres horas en El Escorial, otras tres en Ávila y una en Peñaranda, anduvo las 34 leguas antiguas que hay desde Madrid por el Escorial en 22 horas y media ¡Al parecer un récord histórico!


La llegada de los vehículos con motor de explosión, que al principio fueron considerados como capricho de ricos, terminó con la total desaparición de las diligencias a partir de la segunda década del siglo XX.

FOTOGRAFÍAS:

  • Salida de diligencias desde la antigua Casa de Postas en la Plaza Mayor. Mediados de la década de los 90 en el XIX. Fotografía: Venancio Gombau. Fuente: Salamanca antigua.
  • Diligencia-correo de Salamanca 1895. Fuente: Salamanca en el ayer                                                                                        

[Img #495532]