Martes, 19 de noviembre de 2019

Ética

Andaba yo reflexionando sobre el importante évento-10 N-, inmerso en un cacao mental bastante considerable. Lo hacía a resguardo del viento y en la solana mientras esperaba la llegada del señor Manuel que no tardaría en arribar a la cita. Entre reflexión y reflexión meditada, ya tenía...


Resquiescant in pace. Amén

Terminaba diciendo el pasado domingo que: “Todo cuento que se precie, tiene un final, unas veces triste y otras alegre”.  Decíamos también que: “Si el final se hace desde el punto de vista de la felicidad de Celia y Juan, a pesar de todos los avatares, sería un final feliz ¡De comer...

¡De comer perdices!

Terminábamos el domingo pasado narrando la angustia de Celia ante la propuesta de casamiento que la habían hecho los hermanos Aniano con Juan; pues era sabedora de que tendría que afrontar duras pruebas en su convivencia con los vecinos y que en algún momento serían desgarradoras. Pero que...

Celia, “La Rubia”

La semana pasada habíamos dejado con la palabra en la boca a Don Alfonso, el médico, cuando les decía a sus contertulios y ante el gesto duro de Don Andrés, el cura, que no aceptaba de, buen grado, que fueran los hermanos Aniano los encargados de buscarle novia a Juan, pues para él los Aniano...

Los hermanos Aniano

Terminaba el domingo pasado diciendo. Que nos quedaba por relatar los avatares en esta historia humana de Tomás, el alcalde y Pedro, el sacristán y vamos a ello. Pues Tomás, andaba un tanto descolocado, era un hombre rural en demasía, agricultor y muy “sabido”, elegido para la alcaldía...

¿Qué pinto yo, en todo esto?

Las fuerzas vivas del pueblo habían aceptado con entusiasmo la propuesta de Don Arturo de buscarle una novia a Juan, pero… ahora, pasada la noche, todos estaban aterrorizados, quien se encargaba de llevar a cabo la descomunal propuesta de buscar esa novia ¡Como si ello fuera tan fácil! Ellos,...

Las fuerzas vivas

Contaba la semana pasada mi  experiencia en un entierro a la antigua en la muerte de Juan y la Metamorfosis que había sufrido en vida. Hoy voy a deciros que: Lo que retengo en mis pensamientos, con singular nitidez, a pesar de tener ocho años de edad, cuando se inició la trama y más tarde, ya...

El sonido de las campanas

El sol caía a plomo en la plaza de tierra. El sacerdote celebrante con capa pluvial de color negro y ribetes dorados, con el rostro cubierto por el sudor, iba seguido por el diácono, ambos hacen una genuflexión ante el féretro, que descansa solitario sobre dos soportes. Con el hisopo en su...

El Cerro

Terminaba escribiendo el pasado Domingo: “Seguro que muchos de mis amigos ya murieron por Ley de Vida y los que aún queden, estarán como yo: Haciéndose la pregunta ¿Qué es la Vida?... Hoy, mientras replantaba mi viejo olivo, he vuelto a soñar despierto con aquellos hombres y mujeres que...

812 días…aproximadamente

En el III artículo de HISTORIAS INOLVIDABLES, decía yo que la señora Petra en nuestra bajada al anejo de Valdelamatanza habilitaba para que pudiéramos pasar la noche una alcoba pequeña dentro de una habitación inmensa. En ella estaba una gran y singular cama cubierta por una colcha hecha de...

El hilo de la cometa

En el pasado capítulo de HISTORIAS INOLVIDABLES, escribía que: “Jamás he olvidado a mi amigo Costa…, una vez que bajamos a “HORNACINOS” arramplamos con unas cuantas hojas de tabaco ya seco que en el maravilloso lugar se cultivaba, luego en las canchales de la ladera, las machacamos con...

El señor Donato

Terminaba yo escribiendo el pasado domingo en HISTORIAS INOLVIDABLES I sobre la vetusta casa que mi padre tenía en El Cerro. Estaba situada en el centro del pueblo y frente al pilón de dos caños y aguas eternas. Aún recuerdo que al entrar en ella de la planta baja salía un olor inconfundible...

El viejo olivo

Andaba yo inmerso en la tarea de trasplantar un viejo olivo que fue traído desde el Hoyo de Hornacinos, lugar paradisíaco entre El Cerro y las maravillosas laderas de Lagunilla. Seguramente había tenido una vida plácida en aquella hondonada, solamente paliada cuando un águila perdicera se...

Senara

Es el final. Y todo comenzó cuando en la presentación de mi libro ‘Mañana será otro DÍA---el señor Manuel y yo’ los presentadores del acto, me animaron para que continuase escribiendo, ante mis dudas de seguir haciéndolo por los imponderables de los cercanos 82 años de edad y las...

Es lo que hay…

He tenido algún reproche acusándome de dureza y pesimismo sobre la exposición que hacía el pasado domingo en ESPACIO VITAL II refiriéndome a los achaques que sufrimos los seres humanos cuando llegamos a una avanzada edad. Solamente puedo argumentar en mí defensa que tenemos que asumirlo,...

Espacio vital (II)

“La vida es armonía, la enfermedad es la desarmonía del ser viviente, o sea la desviación de la vida armónica, y la muerte es la disolución de la armonía de la vida”

Anselmo Santos junto a Juan Francisco Blanco en la presentación de su último libro el pasado 18 de abril

Espacio vital (I)

Cada ser tiene su espacio vital. Este le da derecho a vivir, pero su existencia sólo puede obtener la utilidad que le corresponde de la totalidad de la Creación, si él por su parte es capaz de llenar por completo los fines para los cuales ha sido creado. Entonces es cuando llegará a perdurar. ...