Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Estampas navideñas de otros tiempos

El mercadillo de pavos y aves en la plaza del Ángel, un Belén viviente en Candelario o los vendedores de zambombas son algunos ejemplos del ambiente festivo que desde hace décadas tenía Salamanca

Puerta del Río, de Aníbal o de Hércules

Fechada en el siglo III a. c., fue la más antigua de la ciudad y recordaba las luchas que tuvieron lugar entre romanos y cartagineses dentro de nuestro propio suelo

La Alberca en el corazón de la Sierra de Francia

Su origen se remonta al siglo XII, época de batallas, reconquistas y repobladores. Al igual que otros pueblos de la Sierra de Francia, seduce al visitante, que difícilmente puede olvidarla

Caminando por la calle de la Compañía

La fotografía que hoy se muestra en esta sección fue tomada en 1959 por la gran fotógrafa alemana Erika Groth-Schmachtenberger, nacida en Freising en 1906

Calle de Juan de la Fuente

Antes de su urbanización con alcantarillado, esta calle era una zona sucia de la ciudad, basurero y estercolero, que canalizaba aguas putrefactas hasta el arroyo de Santo Domingo

La venta callejera y los charlatanes

Hace poco más de medio siglo, se podían ver por nuestras calles curiosos tipos populares, la mayoría pregonando su mercancía

La tradicional matanza del cerdo en Candelario

La necesidad de asegurarse reservas de carne para la subsistencia anual es uno de los motivos más probables para el inicio de esta actividad, que podríamos situar en el siglo XVIII

Cuando las aguas del Tormes aparecían heladas

Hubo un tiempo en el que hablar de invierno en Salamanca era hablar de heladas casi diarias y nevadas frecuentes, vientos y demás fenómenos meteorológicos que hoy día ya son escasos. El río totalmente se cerraba por el hielo

La Sierra de Candelario

Espacio natural de extensos bosques de robles, pinos y castaños que remontan las pendientes de esta sierra

La Puerta Zamora a mediados de los 50

Hace siglos era una entrada importante de la ciudad, ahora es una plaza que conecta las avenidas que rodean el casco histórico

Plaza de Anaya, uno de los lugares más visitados

Su creador fue el general francés Thiébault, que durante la Guerra de la Independencia situó su cuartel general en el Colegio Mayor de San Bartolomé, actual Palacio de Anaya

El Puente Romano, testigo de nuestra historia

El río Tormes provocó algunas inundaciones en épocas de lluvias, aunque también hubo devastadoras y severas sequías en época estival, que convirtieron su cauce en un barrizal, incapaz de garantizar el suministro a una ciudad

La plaza de la Constitución y su origen en 1954

Fue denominada del Caudillo, hasta que el Ayuntamiento cambió el nombre en 1980, en honor de la Ley Fundamental de la organización del Estado, aprobada por las Cortes en 1978

Retrospectiva del mercado en el siglo pasado.

El mercado de San Juan

Ubicado en la Plaza de Julián Sánchez El Charro, su origen data de 1939, año en el que es presentado el proyecto por Luis Gutiérrez Soto y Javier Barroso

La iglesia de San Pablo y sus orígenes trinitarios

Formaba parte del convento de los Trinitarios Descalzos en la plaza de San Adrián (actual plaza de Colón), del que solo queda la fachada, albergando actualmente los Juzgados de Salamanca

Salamanca en el siglo XX

En 1920 la ciudad tiene 24.141 habitantes,  que se transformarán en 43.953 en 1930 y 57.421 en 1935

Don Jacinto Benavente recitando en La Flecha 

Ubicada a las orillas del río Tormes, a siete kilómetros de Salamanca, fue un lugar muy frecuentado para el retiro de muchos personajes ilustres: Fray Luis de León, Fray Diego González, Jacinto Benavente y muy especialmente Miguel de Unamuno

La misteriosa Casa de las Muertes

Rodeada de leyendas, se encuentra en la calle Bordadores y fue construida a principios del siglo XVI; en la actualidad es de propiedad privada