Domingo, 25 de septiembre de 2016

Iberdrola alcanza un beneficio neto de 1.920 millones € (+7,8%)

La buena evolución de los negocios permitirá cumplir las Perspectivas para 2016 anunciadas en el Día del Inversor con un año de antelación

[Img #459426]

Iberdrola ha obtenido un beneficio neto de 1.919,7 millones de euros durante los nueve primeros meses de 2015, lo que supone un aumento del 7,8% respecto al mismo periodo del año anterior. El beneficio neto recurrente, sin extraordinarios, ha mejorado un 8,5% y se ha situado en 1.672,8 millones de euros.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) ha alcanzado los 5.430,7 millones de euros hasta septiembre de 2015, un 5,8% más. De este importe, un 75% proviene ya de los negocios regulados: Redes, Renovables y Generación México. Destaca el buen comportamiento operativo de estas áreas, que han mejorado su Ebitda un 15,5%.

El flujo de caja operativo (FFO) se ha incrementado un 9,1% hasta 4.308,9 millones de euros y ha superado a las inversiones netas en todos los negocios, que han ascendido a 2.095,7 millones de euros, un 6,7% más que en los nueve primeros meses de 2014. De este importe, un 61% se ha destinado a proyectos de crecimiento para la compañía.

El 87% de las inversiones se ha dedicado a negocios regulados: 1.087,1 millones de euros a Redes, 514,1 millones de euros a Renovables y 211,7 millones de euros a Generación México.

Las ventas han ascendido a 23.689,6 millones de euros en el periodo, un 6,7% más, y el margen bruto se ha incrementado un 7,3% hasta 9.523,9 millones de euros. Iberdrola ha continuado, además, mejorando su eficiencia, con un descenso del gasto operativo neto del 0,2%, si se excluye el efecto negativo del tipo de cambio.

Resultados por negocios: el área internacional crece un 16,2%

El incremento del 5,8% del Ebitda durante los nueve primeros meses del año, hasta alcanzar los 5.430,7 millones de euros, ha sido impulsado por la buena evolución de los negocios internacionales, que han aumentado su Ebitda un 16,2%. La actividad en España, sin embargo, ha registrado un descenso del 2,1%.

Por áreas, Redes ha presentado un crecimiento del 10,5%, hasta obtener un Ebitda de 2.684,2 millones de euros. Este resultado se debe, en gran parte, a la mejora del margen bruto en todas las regiones y al aumento del valor de los activos regulados.

El negocio de Renovables ha aumentado su Ebitda un 22,7%, hasta 1.126,5 millones de euros, impulsado por la mayor producción en Reino Unido y Latinoamérica, el buen comportamiento de la generación eólica offshore y los mayores precios; con lo que se ha contrarrestado la baja eolicidad en Estados Unidos.

Estos resultados compensan, además, el peor comportamiento del área de Generación y Comercial, que ha obtenido un Ebitda de 1.735,2 millones de euros, un 7,4% menos que en los nueve primeros meses de 2014. Este descenso se ha debido fundamentalmente a la menor producción en España (-10,5%) y a las obligaciones regulatorias y los precios del CO2 en Reino Unido.

Destaca la buena evolución de Generación México, que ha mejorado su Ebitda un 38,5%, hasta 340 millones de euros.

Las inversiones aumentan un 6,7% para seguir creciendo

Las inversiones realizadas por Iberdrola entre enero y septiembre de 2015 han ascendido a 2.095,7 millones de euros, un 6,7% más que en el mismo periodo de 2014.

De esta cantidad, un 61% se ha destinado a proyectos de crecimiento, entre los que destacan:

  • Energía eólica marina: continúan los trabajos de construcción del parque Wikinger en el mar Báltico (Alemania), de 350 megavatios (MW) de potencia. La compañía prevé comenzar las obras de East Anglia I (Reino Unido), de 714 MW, en 2016 y avanza en el proyecto del parque eólico marino de Saint Brieuc (Francia), de 496 MW de capacidad. Estas instalaciones se pondrán en marcha en 2017, 2019 y 2022, respectivamente.
  • Energía eólica terrestre: Iberdrola desarrolla proyectos con una potencia total de 1.225 MW. Entre ellos destacan seis nuevos parques eólicos ya en construcción en Reino Unido que entrarán en funcionamiento en 2016, cuatro en Estados Unidos – con el 100% de la energía contratada a largo plazo – que se pondrán en marcha en 2016 y 2017, seis en Brasil – cuya entrada en operación está prevista para 2016 y 2017 – y dos en México, que estarán terminados antes de fin de año.
  • Generación regulada en México: la compañía trabaja actualmente en la construcción de dos centrales de ciclo combinado – Monterrey V y Baja California III, que suman 594 MW de potencia instalada y entrarán en operación en 2016 – y desarrolla tres nuevas plantas de cogeneración, operativas en 2016 y 2017. Además, se ha adjudicado recientemente la construcción, operación y mantenimiento del ciclo combinado de Escobedo, de 890 MW de potencia, del que también será propietaria y que entrará en operación en 2018. En total, más de 1.600 MW entrarán en funcionamiento antes de 2018.
  • Redes en Reino Unido y Estados Unidos: los nuevos marcos regulatorios aprobados en Reino Unido para el transporte y la distribución permitirán aumentar el valor de los activos. Mientras, en Estados Unidos, existen oportunidades de crecimiento en infraestructuras de transporte en Maine y Nueva York.
  • Nuevos productos comerciales en España: Iberdrola ha lanzado productos comerciales, como Smart Solar, destinado a promover el autoconsumo a través de la energía solar fotovoltaica, o los Planes a tu medida, un catálogo de soluciones de ahorro con las que se adapta a las necesidades de consumo de cada usuario. Además, la compañía ha establecido un protocolo de protección de clientes vulnerables que está implementando con diferentes Administraciones Públicas.

Solidez financiera y retribución al accionista

La gestión desarrollada por el grupo le ha permitido, además de afrontar las inversiones mencionadas, mantener una sólida posición financiera.

Así, la deuda neta ajustada de Iberdrola al cierre de septiembre de 2015 se situaba en 26.159 millones de euros, 94 millones de euros menos que al cierre del tercer trimestre en 2014, y a pesar del efecto negativo del tipo de cambio. El apalancamiento ha descendido hasta el 41,1% desde el 42,2% del tercer trimestre de 2014. Estas cifras incluyen 146 millones de euros correspondientes a la financiación de la insuficiencia tarifaria en España.

Los ratios financieros también han seguido mejorando: el ratio deuda neta / Ebitda se sitúa en 3,6 veces; la relación entre los fondos generados en operaciones (FFO) y la deuda neta es del 22,2% y el ratio flujo de caja retenido (RCF) / deuda neta, del 19,7%.

La liquidez de Iberdrola al cierre del tercer trimestre superaba los 8.000 millones de euros, cantidad suficiente para cubrir las necesidades de financiación durante más de 27 meses.

Este sólido balance permite a la empresa reafirmar su compromiso de ofrecer una retribución anual a sus accionistas de, al menos, 0,27 euros brutos por acción.

Con la ejecución del nuevo aumento de capital aprobada ayer por el Consejo de Administración para llevar a cabo una nueva edición de Iberdrola Dividendo Flexible, la compañía ofrecerá a quienes se acojan al compromiso de compra asumido por la sociedad la posibilidad de recibir un importe fijo de, al menos, 0,125 euros brutos por cada derecho de asignación gratuita. Este importe será abonado en enero, de acuerdo al calendario previsto.

El importe restante – hasta completar el mínimo mencionado de 0,27 euros brutos por acción – se distribuirá a lo largo de 2016 mediante una nueva edición del programa Iberdrola Dividendo Flexible y un dividendo complementario en efectivo, como en años anteriores, si así lo aprueba la Junta General de Accionistas.

Iberdrola prevé, además, llevar a cabo un programa de recompra de acciones con el objetivo de mantener el capital social en 6.240 millones de títulos.

Las Perspectivas para 2016, cumplidas un año antes

El buen comportamiento operativo de los negocios y la gestión desarrollada por el grupo permiten a Iberdrola reafirmar sus objetivos para 2015: cerrar el ejercicio con un Ebitda y un beneficio neto recurrente mayores que los de 2014 y con unos ratios financieros que mejorarán los del año anterior.

De este modo, Iberdrola cumplirá las Perspectivas para 2016, presentadas en febrero de 2014, con un año de antelación. De hecho, los objetivos fijados para los ratios FFO/ deuda neta y RCF/deuda neta ya han sido alcanzados.

Para seguir avanzando en sus compromisos, el grupo continuará desarrollando un modelo de negocio sostenido en tres pilares fundamentales: crecimiento, solidez financiera y retribución sostenible para sus accionistas.

El último trimestre del año será, además, especialmente relevante en lo que se refiere a la integración entre Iberdrola USA y UIL Holdings.

La compañía mantiene su previsión de cerrarla antes del fin de 2015, tras haber obtenido las cuatro autorizaciones federales necesarias a estos efectos, y haber avanzado en la consecución de las autorizaciones pertinentes en los Estados de Connecticut y Massachusetts.