Lunes, 16 de julio de 2018

Antiguas bolilleras en la Plaza de Anaya

Antiguamente se hacía con seda, lana y algodón. Hoy se utilizan fibras sintéticas "una labor tramada, encajada entre dos telas" (GALERÍA DE FOTOS)

El encaje de bolillos es casi un oficio exclusivo de mujeres, aunque recientemente para paliar el estrés es practicado por algunos hombres.

Consiste en entretejer hilos que inicialmente están enrollados en bobinas, llamadas bolillos, para manejarlos mejor. A medida que progresa el trabajo, el tejido se sujeta mediante alfileres clavados en una almohadilla que se llama "mundillo".

Antiguamente se hacía con seda, lana y algodón. Hoy se utilizan fibras sintéticas "una labor tramada, encajada entre dos telas". Primero se utilizaron las agujas y luego los bolillos. El origen tuvo lugar entre 1500 y 1700.

Fotografías cedidas gracias a la amabilidad de José Manuel Casado Lorenzo.
Año 1974.