Lunes, 21 de agosto de 2017

Signos de la fuente

Luz y agua aún cumplen la misión / de instaurar la presencia / del más allá / en el más acá

Aquí, en lo más alto y más secreto
del monte abandonado
está la fuente.
Los humanos huyeron de sus huertos
y la maleza invadió este espacio
que fue sagrado.

Mas los Celestes no lo desconocen
ni en olvido lo tienen sepultado,
pues cuando el solsticio del verano
está en su plenitud,
la luz del sol desciende por el musgo
de la escala de piedra
y deposita un rayo
en el centro
del útero del agua.
Luz y agua aún cumplen la misión
de instaurar la presencia
del más allá
en el más acá.

¡Cómo perdura el don en lo secreto!
Cuando se nos revela, el ser humano
sólo debe poner sus ojos
sobre los triángulos de almagre
pintados en la roca viva,
en el pubis de Tánit.
Y no mojar los labios
en el agua.
Y callar.

ANTONIO COLINAS

[Img #408020]

[Img #408019]