Martes, 21 de noviembre de 2017

Gysel y Cruz Villalobos, fotopoesía en las Antípodas

Un fotógrafo de paisajes y un poeta que ama la naturaleza que, unidos, forman un connubio perfecto para mostrarnos imágenes de su Chile natal (GALERÍA DE FOTOS)

[Img #348207]Recibo, desde Santiago, un nuevo libro digital de Luis Cruz Villalobos. Y he aquí, esta vez con excelentes fotografías firmadas por David Gysel. “Susurros (des)conocidos” (Hebel Ediciones, Santiago, 2015), contiene doce instantáneas de parajes recónditos de ese alargado país del Sur de América. Las ha captado un joven maestro de la fotografía, formado en el New York Institute of Photography (2004) y Diplomado en Arte, mención fotografía por la Pontificia Universidad Católica de Chile (2009).

[Img #348186]Gysel busca y rebusca por los parajes para cazar nuevas perspectivas de lo ya conocido, o bien lograr fotografías únicas, todavía no trilladas. Esta labor la viene haciendo desde años, especialmente desde 2005, cuando edita por vez primera su ya bastante conocido calendario de paisajes “Chile DesConocido”.

Pues ahora su grata compañía, fraterna en cuanto a la fe cristiana que les une, es el poeta Luis Cruz Villalobos, psicólogo clínico y ministro presbiteriano, quien escribe unos haykus cuya esencialidad traduce, en sólo diecisiete sílabas, esos paisajes que el fotógrafo ha ido acopiando tras sus periplos por el sur, centro o norte de su país. Y viene Cruz Villalobos y nos dice, por ejemplo: “El horizonte gris / También esconde un abrazo/ En su corazón lejano”. El abrazo es uno de los temas que mejor definen la poesía (y la vida) de Cruz Villalobos, siempre generoso con los demás. Y este hayku se puede leer en otros dos idiomas (inglés y alemán), también escritos por el poeta-pastor-traductor: “The gray horizon/ Also hides an embrace/ In its distant heart”; “Grauer Horizont/ Verborgen ist eine Umarmung/ In seinem fernen Herzen” (p. 13).

En la amplia obra poética de Luis Cruz Villalobos lo telúrico está casi a la par que sus cánticos a lo divino. Por ello encaja tan bien con las imágenes propuestas por Gysel. Y ante la fotografía que también se ha elegido para la portada de este libro, la palabra breve del poeta busca decirlo todo: “La sinfonía se alza/ Como espléndida obra total/ Y nos confronta”. O también, ante una fotografía que retrata un bosque lluvioso, pergeña el hayku que acompaña: “El verdor fresco/ Nos acaricia el corazón cansado/ Como madre que ama”.

Celebro esta alianza entre fotografía y poesía: una fotopoesía que resulta ser anticipo del calendario 2015 que este agosto ofrecerá David Gysel. Y bien por Luis Cruz Villabobos, pues sigue la antigua senda que él mismo ha emprendido, siempre en compañía de la imagen, bien sean fotos propias o ajenas, bien sea con pinturas y grabados propios o ajenos.

Alfredo Pérez Alencart

[Img #348189]