Lunes, 20 de noviembre de 2017

Elecciones

Ya nos llegó el aviso para votar en las europeas; mira, hasta ahí, por lo menos, no funciona mal… Una de Ávila y otro de Salamanca… y llegan juntitas las cartas.

Tampoco está mal el hecho de que votar se considere un derecho inalienable; quiero decir que en México, si no recuerdo mal, se ha aceptado recientemente el voto de los mexicanos que viven en el extranjero… Y se pueden imaginar que en el vecino del norte, de aquí, hay unos pocos… millones. Los que están de paso, creo que no votan.

Sin embargo, tras los cebollazos a las formas democráticas de la Madre Patria, diré que eso de tener que usar medios “de otros tiempos” sin opción, chaplinesca si quieren, de “tiempos modernos”, complica.

No sé en España, pero “Correos” de aquí no es, que digamos, la institución más agradable de visitar. Pocas oficinas, horarios de burócratas de los 50… Ejercidos por esos burócratas, o sus hijos (no en todos los casos, no en todos los casos…). Pero vamos, que esa es la primera complicación.

Además, lo que nos ha llegado es la confirmación de que existimos, es decir, que tenemos que mandar para allá un sobre con una copia de nuestro pasaporte y parte de lo que nos mandaron, con nuestra firma. Está bien, hay que actualizar las bases de datos, pero es que a nosotros votar nos empieza costando, tiempo (bastante) y pesos (no tan pocos si uno quiere mandar la carta certificada). No sé si todavía se pueda pero, en teoría, uno puede reclamar esos pesos (en euros), al INE (de España); sin embargo, hace años una vez lo hice y nunca recibí la respuesta.

No sé, pero creo que existiendo códigos QR, encriptaciones digitales y demás, debería haber una posibilidad para los que no estamos tan perdidos en esto de Internet, sobre todo porque parece que España vuelve a ser país de emigrantes, ahora cualificados y todo.

Imagino que es una cuestión de actualización, a la que se opondrá, aquí y allá, de elefantismo burocrático, y no un reflejo de la intención oculta de quitarnos las ganas… de votar, claro.

Por mi parte, la verdad, me lo estoy pensando, o sea, que puede que a la dupla Cañete- Rajoy –que me vigilan e intuyen que no votaré por ellos– les salga bien la jugada… 

Joder, que me toca trabajar en vacaciones y tengo a los padres aquí de visita… Y las oficinas de correos cierran muy pronto. 

Lo dicho, un compló.

 

@ignacio_martins