Martes, 17 de julio de 2018

¿Calles con mala suerte o no constan?.

Imagende 2008 de la Calle del Pico del Naranco

La Calle del Pico del Naranco en 2008, donde se observa a la izquierda unos postes y unos cables como si el edificio estuviera en obras. Pero ya estaba terminado, y habitado, desde unos años atrás. Obsérvese la ridícula acera de la derecha.

En nuestra ciudad hay calles que, indudablemente, no son tratadas como el resto, o al menos como las que le rodean. Ya lo he comentado alguna vez, recuerdo haber aludido a la Calle de Velarde en el Barrio de Labradores, límite sur del Mercado de San Juan, que fue sorprendentemente excluida del proceso de renovación llevado (con un criterio más que interesante, lástima que se olvidaran algunos pasos de peatones) hace más de una década en todo ese barrio. Poco más de 90 metros lineales de calle.

Otra imagen más, esta de Octubre de 2016, cuando el Ayuntamiento asfaltó la calle, sin ampliar la ceras por supuesto, y nadie vió los postes ni los cables.

Dediqué más espacio hace tiempo a la Calle del Pico del Naranco, en el Teso de la Feria. También es la única excluida de la reforma llevada a cabo en el resto de las calles del Barrio, y eso que es el principal nexo de unión peatonal entre El Zurguén (donde están los niños) y el Colegio Virgen de la Vega que está junto al Parador, y tiene aceras que no alcanzan el metro de ancho en algunos puntos, o sobrepasa apenas esa anchura en el resto. Eso sí, goza de dos magníficos carriles para la circulación de coches que es… inexistente, en sus menos de 180 metros de longitud.

Otra perspectiva de 2016. Confirma que los postes y los cables  son invisibles.

Pues en esta calle, no recuerdo si lo he mencionado alguna vez, hay un edificio rodeado de cables como si estuviera en obras. El problema es que las obras de construcción acabaron no solo hace años, sino lustros. Creo que ya ha tenido tiempo más que suficiente quien los colocara (parecen telefónicos) para haberlos retirado. Y me consta que ha sido informado el Ayuntamiento de ello varias veces. Menciono el Ayuntamiento puesto que es de quien dependen las licencias y permisos, y supongo que revisa las obras una vez terminadas y también se cerciora de que la calle quede como estaba antes de esas obras. Y dese luego los postes y los cables no estaban, soy testigo directo.

Por úlitmo, el viernes 13 de Julio de 2018 el único cambio que se ha producido es que se pintó la señalización horizontal en la calzada.

No sé si el tiempo que se malgasta en extrañas operaciones urbanísticas, o en contratas de servicios municipales con sorprendentes resultados, o recurrir eternamente decisiones judiciales perdidas de antemano, impiden que se vean cosas menores como la que comento. Tampoco comprende muy bien cómo es que no existen funcionarios municipales que velen por el cumplimiento de las normas municipales, o que no tengamos ningún cuerpo municipal que haga de “Policía Administrativa, en lo relativo a las Ordenanzas, Bandos y demás disposiciones municipales dentro del ámbito de su competencia. Como me supongo equivocado en esto último, tras mi buena acción ciudadana de aviso de esta situación y la probada eficacia Popular (y quizás habría que añadir Ciudadana) no creo que eliminar esos cables requiera un gran proceso administrativo, y confío que la cosa no se demore muchos años más.