Lunes, 16 de julio de 2018

Cartas de los lectores

Al Oeste Miranda D´Ouro (Portugal)

Estamos tan entretenidos con aquello  de que, por la general – y casi única- televisiva vía informativa, “al resto  le va muy bien”, sin concretar cuál es “el señalado resto” en cuestión (¿el nuevo resto anulador pucelano?, ¿el siempre resto centralizador madrileñista?, ¿el colonial energético resto vasco?, ¿el incongruente comercial resto catalán?,…), que a muy duras penas nos situamos en nuestro vivencial próximo y menos aun haciéndolo de forma integral (humana, social, antropológica, cultural, educativa, económica y , permítasenos, políticamente).

 Queremos citar ahora, y haciéndolo desde está nuestra ubicación territorial regional (triprovicial Región Reino Leonés), que con motivo de haber pasado la población portugués de Miranda D´Ouro de la situación/condición/categoría de villa (que le fue otorgada por el Rey D. Dinis, en el año 1286) a la de ciudad (que le fue otorgada por el Rey D. João III , en el año 1945), se organizan toda una serie de actos, en esta población del plano alto trasmontano de La Tierra de Miranda, dedicados a ensalzar tal y tan importante acontecimiento.

No hace falta insistir mucho, así lo estimamos, en que  el desenvolvimiento global de todo el espacio regional de Sa+Za+Le  (en ese bosquejo que son sus cuarenta y una comarcas naturales), queda ahora a expensas- y ya dentro de la Unión Europea-, de su relación, amplia y completa,  de proximidad interactiva al otro lado de “La Raya”.

Aquí en la Región Reino Leonés, está bastante complicado el que, aún con las situaciones políticas de mayorías minoritarias (que hacen el acomodo en el palacio de La Moncloa, en la observancia del de la Zarzuela), podamos resolver, en nuestro aquí, los muchos y varios problemas – no resueltos en la (in)transición política- de “esos restos ya precitados” que aún quieren permanecer- con  “la táctica alarguista”- en los negocios antiguos (¿en Valladolid, Madrid, Bilbao, Barcelona,… ?) de en tiempos, parece ser,  del régimen autoritario/dictatorial del ciudadano Franco Bahamonde.

Los pendones (portugueses y españoles) que han festejado esta efemérides del 473 aniversario de la ciudad de Miranda de D´Ouro, o las intervenciones antropológicas de varios grupos (entre ellos mi admirado Galandum Galundaina), son un camino a seguir en pos del necesario acercamiento de todos los territorios, y sus gentes, de La Raya.

La Raya no puede, ¡ni debe!, esperar a que, con negocios foráneos, desde fuera se la madrugue. En la Unión Europea toda La Raya, sin excepciones, debe constar ahora. En este presente ¡YA!.

Francisco Iglesias Carreño