Jueves, 19 de julio de 2018

Comienza el PAN, destino de los caminos artísticos ibéricos

Mediante CAMINOS, personas e historias llegan a este pueblo portugués de Trás-os-Montes, donde poetas, músicos, fotógrafos, ilustradores y otros artistas portugueses y españoles han desembarcado con sus obras, invitados por el Ayuntamiento de Morille y de Alfândega da Fé

Berta Nunes y Manuel Ambrosio Sánchez en uno de los espacios del PAN en Vilarelhos/ Martín-Garay

Bajo el lema CAMINOS/CAMINHOS , arranca la XVI edición del Festival Transfronterizo de Poesía, Patrimonio y Arte de Vanguardia (PAN), con una nutrida oferta artística. Este fin de semana transcurrirá en la localidad de Vilarelhos, un pueblo portugués de unos 275 habitantes, en el concejo de Alfândega da Fé (Trás-os-Montes). La segunda parte se celebrará en Morille (Salamanca), el fin de semana del 20 al 22 de julio.

En la primera jornada, ayer viernes, Salamanca al Día ha recorrido los diversos puntos de la localidad que acogen las exposiciones, presentadas por los propios autores y acompañados por los organizadores del festival y las autoridades de Alfândega da Fé y Morille, Berta Nunes y Manuel Ambrosio Sánchez, respectivamente.

La diversidad artística característica de este festival, que ya va por la decimosexta edición, es consecuencia de la labor de búsqueda de muchos, entre ellos Manuel Ambrosio Sánchez, alcalde de Morille y director del PAN, o de la asociación portuguesa RIBACVDANA, Asociación de Frontera para el Desarrollo Comunitario.

Tal y como declaró Manuel A. Sánchez para Salamanca al Día “la cultura es riqueza por sí misma, pero también es economía”, aludiendo al motor económico que para cualquier lugar, pero sobre todo para estas tierras rurales del interior peninsular, supone la cultura, a través de la cual se consigue preservar, además, su identidad.

Berta Nunes, la presidenta de la Cámara Municipal de Alfândega da Fé, capital del concejo donde se ubica Vilarelhos, reconoció que su intención es “que este pueblo acoja más ediciones del PAN”. Y es que, como afirmó el alcalde de Morille, Manuel A. Sánchez “tenemos que mirar a un lado y a otro, debemos definitivamente mirar y ver lo que tenemos al oeste, hemos pasado muchos años sin ver a los portugueses, y eso me parece un error colosal”.

Vilarelhos y Morille son los escenarios principales del PAN 2018, pero el festival se encuentra también representado en Lisboa y Fundão durante estos días. 

Ya sumergidos de lleno en descubrir Vilarelhos, encontramos a Renato Roque, presentando en la Junta de Freguesía su exposición de postales. Esta particular y ficticia correspondencia, ha sido ideada  alrededor de la figura del humanista, etnógrafo y filólogo portugués, José Leite de Vasconcelos, fundador del Museo Etnográfico Portugués en 1893 en el Monasterio de los Jerónimos de Belém, hoy convertido en Museo Nacional de Arqueología, y que lleva su nombre.

Renato Roque, en una correspondencia simbólica con Leite de Vasconcelos, hace un recorrido por el barrio portuense donde vivió el humanista cuando estudió Medicina en Oporto, deambulando por las calles y patios más castizos de su centro histórico, que en Oporto se denominan ‘islas’, una especie de corralas, la mayor parte de ellas hoy desaparecidas. Así, hasta dar con la casa donde vivió el humanista. Tal vez de ahí el título de su obra ‘En busca del maestro Leite’.

Cuenta Renato Roque que comenzó a interesarse por la figura de Leite de Vasconcelos, a través del estudio del mirandés, reconocida como segunda lengua oficial de Portugal, usada actualmente por unos 15.000 hablantes, en su mayoría del concejo de Miranda do Douro. Este idioma, integrado en las lenguas astur-leonesas, ha sido objeto de análisis y promoción en las últimas décadas, como parte de la identidad trasmontana. No es de extrañar, por tanto, que el profesor Leite de Vasconcelos, el primero que publicó un estudio sobre esta lengua, ‘O Dialecto Mirandês’ (1882), sea homenajeado en Miranda do Douro con una calle que lleva su nombre.

En otro de los espacios de la Junta de Freguesía de Vilarelhos encontramos una serie de fotografías de los años 50, 60 y 70 ambientadas en la localidad. Este espacio va a permanecer después del PAN y pretende ser un homenaje a las gentes y costumbres del pueblo, constituyendo una postal etnográfica de un pasado reciente, donde cada habitante de la aldea puede reconocerse a sí mismo, así como a vecinos, familiares y amigos de juventud.

Además, en este mismo espacio, están expuestas fotografías y piezas de la necrópolis romana hallada en los años 70 por unos agricultores de la localidad, mientras cavaban la tierra. Calaveras, huesos, piedras con inscripciones latinas y cabezas de guerreros lusitanos talladas en piedra componen esta muestra, aún en estudio y valoración, después de las primeras pesquisas realizadas sobre el terreno por el arqueólogo portugués, Joaquim Rodrigues dos Santos Júnior, especialista en etnografía del nordeste trasmontano.

En el edificio de las antiguas escuelas, que aún alberga la escuela primaria de la localidad, donde estudian cuatro niños, la asociación lisboeta Goela expone obras de varios artistas en torno al lema ‘Deu lugar’. El poema del mismo título de Rui Gonçalves fue la excusa para inspirar el trabajo colectivo de los 15 residentes artísticos de esta asociación. Lo más curioso: la visión urbana de unos artistas que crean en Lisboa, inmersos en la desafortunadamente  célebre ‘gentrificação’, el proceso por el cual los barrios más castizos de Lisboa se están vaciando de sus auténticos moradores, convertidos por la especulación inmobiliaria y turística en parques temáticos, habitados por nuevos inquilinos sin sentido de pertenencia o turistas en tránsito.

Pedro Januário, fundador de la asociación Goelas, explica para Salamanca al Día que la asociación tiene un vínculo determinante con la música, pero también con la cerámica, la fotografía, la poesía o la pintura. Una o dos veces por año los artistas que la componen realizan un trabajo conjunto a partir de un motivo común, cada uno desde su disciplina. Lo más relevante de esta muestra que traen hasta Vilarelhos y Morille es, según Pedro Januário, “el punto de vista urbano en las creaciones, que, intencionadamente, no han sido adaptadas para mostrarse en el medio rural”.

‘En Busca de la Luz’ es el título que Paulo Patoleia ha querido dar a la serie de fotografías que expone en el Centro Melífero de Vilarelhos. Un paseo fotográfico por el Camino de Santiago del Sur, en concreto por el tramo que discurre por la provincia salmantina, coincidiendo con la romana Vía de la Plata.

Paulo Patoleia fotografía, desde los paisajes boscosos del sur salmantino, arrancando su aventura en Puerto de Béjar, hasta la planicie castellana típica del norte de la provincia. Una variedad de paisajes sin salir de Salamanca. Estos ambientes, para un espectador sin referencias, parecerían lugares pertenecientes a países distintos.

Además de paisajes naturales, el fotógrafo de Torre de Moncorvo, ha querido plasmar el paisaje humano y arquitectónico de este itinerario, mucho menos transitado que el célebre Camino Francés de Santiago, y tan importante para todas las localidades salmantinas que atraviesa. Los peregrinos aportan riqueza multicultural a los pueblos donde llegan, pero también económica.

‘SÉGUAP@’ es el nombre dado por Paula Sánchez a la serie de dibujos que expone en uno de los espacios más auténticos de este pueblo, convertido todo él en museo durante este fin de semana: el palomar, uno de los muchos palomares que se ven por estas tierras trasmontanas y por el Duero, donde las palomas son cómplices en el cultivo de la vid y de otros frutales.

Paula Sánchez crea desde Morille, donde tiene su taller. En esta muestra observamos figuras femeninas, algunas de género ambiguo. Llama la atención la potencia del color; el cisne, como símbolo del eterno femenino. Explica la autora que con esta serie pretende reflexionar y repensar la belleza, los cánones de belleza, los clásicos y los actuales, impuestos por las redes sociales. También el cambio, como motor de esa belleza.

En esta obra, Paula Sánchez, que se está especializando en ilustración de moda, ha aplicado diversas técnicas de edición fotográfica a sus dibujos originales, hechos a carboncillo. El resultado es muy elegante, de una belleza contenida y evocadora, que contrasta con la rusticidad del espacio donde se expone.

Maria Lino, pintora y escultora nacida en el concejo de Trancoso y miembro de la asociación Luzlinar tiene expuesta su escultura ‘Sin Título, 2018’, en lo que era un establo de la localidad. Según explicó Carlos Fernandes, de la misma asociación, una pieza donde la luz, el espacio y el vacío son los protagonistas. Aprovecha, también, Carlos Fernandes para dejar una opinión “el arte debe ser político”, a la vez habla de otros proyectos en los que está involucrada la asociación Luzlinar, como el Projeto Pontes.

Encontramos a Raúl Vacas en las calles de Vilarelhos. Va a participar, junto con otros poetas españoles y portugueses, en un recital de poesía. También estarán presentes en la parte del festival que tendrá lugar en Morille el fin de semana del 20 al 22 de julio.

El festival PAN es una muestra de caminos, personas e historias. El camino como metáfora de la inquietud eterna de búsqueda del ser humano.

Para eso se recorren estos caminos, para comprender el pasado que nos condujo a lo que somos hoy, y para emprender, así juntos, nuevos caminos.