Martes, 17 de julio de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Los agentes medioambientales realizarán 330 guardias este verano en la comarca

Este domingo ha comenzado la época de peligro alto de incendios forestales

Las temperaturas están lejos durante este primer domingo del mes de julio de ser las esperadas en este momento del año, pero con el inicio del nuevo mes ha comenzado la época de peligro alto de incendios forestales en Castilla y León, que se extenderá hasta finales de septiembre. Para actuar lo más rápidamente posible contra los incendios que se generen, los agentes medioambientales y forestales desplegados por la región tendrán que hacer una serie de guardias de 24 horas.

En el ámbito de la comarca mirobrigense, los agentes realizarán 330 guardias, según se recoge en la resolución de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en la que se determina el riesgo potencial, el número y cuantía retributiva de las guardias, y el régimen de exenciones para el personal que ha de participar en el Operativo de Lucha contra Incendios Forestales en la región.

Esas 330 guardias se reparten en dos áreas de la comarca: Ciudad Rodrigo y Robleda, según figura en la resolución de la Consejería. Por un lado, en la comarca designada como Ciudad Rodrigo, que se considera que tiene un riesgo potencial de incendios IV (de un total de 5), los agentes medioambientales y forestales harán 112 guardias.

Por otro lado, en la comarca de Robleda, cuyo riesgo de incendios según la Junta es de sólo II, pero que cuenta con una amplia masa forestal, se harán casi el doble de guardias: 218. Hay que apuntar que en el total de la provincia de Salamanca los agentes medioambientales y forestales harán durante el verano 1.253 guardias.

Con el arranque de la época de peligro alto de incendios forestales, se han activado también las medidas habituales para prevenir el surgimiento de incendios en el monte, que está lleno de vegetación tras una lluviosa primavera, como recordó hace unos días el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Desde la Consejería se recuerda por un lado la prohibición de usar barbacoas, asadores y similares, salvo que se encuentren en edificaciones cerradas por los cuatro costados, con techo y chimenea dotada de matachispas. De forma excepcional, se podrán usar barbacoas fijas instaladas en zonas recreativas o de acampada si cuentan con autorización expresa del Servicio Territorial de Medio Ambiente. En lo que respecta a campamentos juveniles, también deberán tener informe favorable del Servicio Territorial.

En todo caso, no se podrán usar barbacoas durante el verano cuando el viento sea superior a 30 kilómetros por hora, o cuando la temperatura sea superior a 30 grados.

Por otro lado, la Consejería remarca que, “salvo excepciones autorizadas”, hasta el 30 de septiembre está prohibida la utilización en montes y terrenos rústicos de maquinaria y equipos cuyo funcionamiento genere fuego, chispas o descargas eléctricas. De igual modo está prohibido el transporte fuera de la red viaria, así como el almacenamiento y utilización de materiales inflamables o explosivos.

Asimismo, queda prohibido el uso del fuego en la actividad apícola, así como la quema de rastrojos, el lanzamiento de cohetes, la realización de hogueras y fogatas, o la quema libre de basureros, vertederos y otros residuos.