Martes, 17 de julio de 2018

La pasión por las motos clásicas y su historia se transforman en un atractivo museo

SANTA MARTA DE TORMES | Alfonso Serrano cede al Ayuntamiento 50 ‘joyas’ de su gran colección particular para la creación de este centro

Alfonso Serrano posee una importante colección de motos clásicas. Foto: Alberto Martín

Alfonso Serrano es un apasionado de las motos clásicas y de su historia y propietario de una importante colección que se podrá contemplar en el futuro Museo ‘Moto Histórica Santa Marta’. Considera que su pasión por las dos ruedas es “como una enfermedad positiva” y también una inversión “porque se van revalorizando”, aunque asegura que el principal motivo que le ha llevado a coleccionarlas “es disfrutar montando en ellas”.

Su colección está compuesta actualmente por más de 80 motocicletas y ya ha elegido las 50 ‘joyas’ que se mostrarán en el museo que abrirá sus puertas en los próximos meses, posiblemente en septiembre, ya que “inaugurarlo en las fiestas de julio como se había previsto es un poco precipitado”, señala Alfonso Serrano, quien ha firmado un convenio con el Ayuntamiento de Santa Marta para la cesión temporal y gratuita de las motos durante cinco años.

El Museo ‘Moto Histórica Santa Marta’ estará ubicado en la calle Juan Padilla, en un local de unos 600 metros cuadrados que el Consistorio está acondicionando para albergar este museo “único en España” que ofrecerá un recorrido por la historia de la moto en el siglo XX. “Mi intención es que quienes visiten el museo puedan conocer su historia y ver la evolución del diseño y el desarrollo tecnológico que han sufrido”.

La moto más antigua que se podrá ver en el museo es la inglesa BSA del año 1928, y la más moderna data del año 2000, aunque Serrano destaca que la “joya de la corona” es la Indian con sidecar de 1948.  Aunque su pretensión es mostrar dos ó tres motos de cada década del siglo pasado, “el grueso de la colección pertenece a los años 70 y 80, una época en la que se fabricaban motos más rápidas y deportivas con las que se puede disfrutar igual que con las de ahora”, afirma.

En su amplia colección cuenta con motocicletas de gran valor para los coleccionistas, que él mismo se encarga de restaurar y poner a punto, como las cuatro que posee con seis cilindros en línea u otras con motores de dos tiempos que ya no se fabrican. También posee una Vicent del año 1950, “la marca más buscada por los coleccionistas” o una Laverda que ya desapareció y a la “que tengo gran cariño”, explica Alfonso Serrano.

Sin embargo, llama la atención que no posee ninguna moto española y el motivo, según reconoce, es que “gastaban mucho, hacían demasiado ruido y también contaminaban mucho”, aunque sí ha adquirido una Vespa que se encuentra perfectamente conservada.

Junto a la exposición de las motocicletas, el futuro museo contará con un almacén para su cuidado y limpieza y con un espacio dedicado a conferencias orientadas principalmente a gente joven “para que puedan tener una visión clara de la historia de la moto en el siglo XX”, indica Alfonso Serrano, quien también es presidente del Moto Club Antiguas Charro.

Fotografías: Alberto Martín