Miércoles, 18 de julio de 2018
Alba de Tormes al día

Los Carmelitas Descalzos agradecen el apoyo de colaboradores y diez empresas albenses

ALBA DE TORMES | Envían un carta puramente teresiana para agradecer su ayuda y generosidad

Hasta "la misma" Santa Teresa de Jesús ha querido agradecer el esfuerzo y apoyo de todos los colaboradores y empresas albenses que han apoyado 'Vitor Teresa', la exposición organizada por los Carmelitas Descalzos en el convento de San Juan de la Cruz de Alba de Tormes con motivo del Año Jubilar Teresiano.

Esta es la carta que Teresa de Jesús, a través de los Carmelitas Descalzos de Alba de Tormes, ha enviado a los gerentes de Comercial Anaya, Grupo Nani, Pinturalba, Anros Alba, Electricidad José Luis Reyes, Hotel Don Fadrique, Ber-Oil, El Ventorro, Pastelerías La Madrileña, Carpinteria Hermanos Jiménez Iglesias.

CARTA

"Vengo ante Vuestra Merced para agradecerle cuánto está haciendo y ayudando con motivo de la exposición teresiana que se va a inaugurar en mi honor en la Villa que hice heredera universal  de mi corazón y de mi espíritu. Vítor Teresa habéis querido titularla y habéis acertado, porque en esta villa tan querida sigo siendo aclamada siempre.

La gratitud es una virtud que siempre he recomendado en mis libros, pues nos llama a reconocer y recompensar de algún modo a la persona que con generosidad nos ha dado un beneficio, una noticia agradable, un buen momento de nuestra vida. El amigo o cualquier persona que con generosidad, al darnos gratuitamente alguna cosa, habiéndosela pedido o no, se hace merecedor de nuestra gratitud. Yo se de una persona que escribió: “Me parecía que era virtud ser agradecida y dar amor a quien me quería” (Libro Vida 5, 4). El gesto de agradecimiento es algo que nace en el corazón y naturalmente es una necesidad de demostrar el reconocimiento. Siempre he sido aborrecedora de la ingratitud y por eso digo: Oh, ingratitud de los mortales! ¿Hasta cuándo ha de llegar?.

Muy próxima la inauguración de la gran exposición en la que participa vuestra merced con tan alta  generosidad por medio de su empresa, es deber impagable por nuestra parte agradecerle este signo para conmigo misma y para con los Carmelitas Descalzos que custodian mi sepulcro. Ellos le ofrecen la casa muy gustosamente, pues es grande y deleitosa la que tienen en Alba y la ponen en sus manos para cuánto pueda necesitar como si fuera suya.

Siempre pido el regalo de la oración por nuestros benefactores y por eso escribo en mi camino de perfección: Tenéis mucha obligación de rogar continuamente por sus almas porque os dan de comer; que también quiere el Señor que aunque es él quien os provee, lo agradezcamos a las personas por cuyo medio nos lo da; y no os descuidéis en esto.

Siempre tengo en cuenta a mucha gente que me ayuda. Frente a estas ayudas, siempre tengo recuerdos y reconocimientos llenos de gratitud. Por ello escribí a María de san José, de Sevilla, en una carta mía: No puedo sufrir que nos mostremos desagradecidas con quien nos ha hecho bien.

Quiero regalarle un muy grande Dios le pague, que es muy buen pagador y paga muy sin tasa como digo en mi Camino de Perfección.

Mi condición es de agradecida, por eso, A todos los suyos, que también son míos, dé mis saludes con todo agradecimiento. Acepte el obsequi de esta copia de una carta mía que en Alba guardan con primor.

Siempre de vuestra merced sierva. Teresa de jesus

En Alba de tormes a seis días del mes de julio del año del señor de dosmil y dieciocho, primero de mi jubileo.